bool(false)

Carlos Silva: excelencia, compromiso y corazón

VidaUCAB

Carlos Eduardo Silva Díaz es un joven de 21 años. Activo, dinámico y multifacético, desde que ingresó -casi fortuitamente- en la UCAB se ha caracterizado por perseguir la excelencia, tanto en su carrera, Administración, como en las diversas agrupaciones que hacen vida en el campus de la universidad a las que ha pertenecido. ¡Acompáñanos a conocerlo!

Si te preguntas ¿cómo es Carlos? y, ¿cómo es un día con él? Debes saber que que la respuesta puede resumirse en una sola palabra: multitasking. 

“¡Activo! Necesito que, al finalizar el día, al realizar miCheck List” pueda ver que hice, si no todas, la mayoría de las actividades que me propuse” afirma el estudiante. Para quien, quizás, esto puede deberse a que desde pequeño practica muchísimos deportes, entre los cuales se incluye la equitación, el fútbol, tenis y hasta karate.


No concibo un día perdido en el ocio, y no se trata de solo hacer por hacer, sino también de qué aprendizaje me dejó lo realizado”


Es también por esto que la palabra “equipo” para Carlos es tan importante. Siempre está dispuesto a ayudar y orientar a sus compañeros, pues posee una vena de líder solidario que manifiesta con sentido de amistad y acompañamiento.

¿Por qué Administración y por qué en la UCAB?

“¿Sinceramente? No sabía. Hay personas que tienen muy claro qué van a estudiar y otras que no. Yo pertenecía al segundo grupo. Cuando hice la prueba vocacional, me salió Comercio Internacional. Esa fue una de las crisis académicas que, hasta ahora, he vivido”, explica Carlos.

Asimismo, añade entre risas que “siempre hay dos grandes crisis en ese sentido, la primera: cuando sales de 5to año de bachillerato “¿ahora qué estudio?”. Y luego: cuando te gradúas de la universidad “¿y ahora qué hago con mi vida?” 


Laura Soler: comunicación me enseña a hacer; letras, a ser


Carlos nos cuenta que, para el momento, estaba optando por un cupo en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Por cosas de la vida acompañó a una amiga a introducir el papeleo correspondiente para ingresar a la UCAB. Allí, “por no dejar”, decidió aplicar por un cupo.

Acto seguido, una movida del destino dijo presente: Carlos no quedó en la Central y la UCAB ya estaba lista para recibir a un nuevo estudiante en su colmena.


“Desde que ingresé, hasta ahora, que ya me queda poco para graduarme, he experimentado un aprendizaje absoluto y me encuentro sumamente agradecido por ello” Carlos Silva


Lo que sí ha tenido claro desde siempre ha sido su deseo por trabajar en un área/institución formal. En donde tenga la oportunidad de experimentar y establecer relaciones profesionales, basadas en redes de contacto con personas importantes.

Así como el gusto por los ambientes de oficina y un tanto más estructurados, en los que la apariencia importe, “no por un tema de superficialidad, sino de profesionalismo y seriedad”.

Pero… ¡también tiene su corazoncito!

Carlos no es pura “estructura”. Ha pertenecido a distintas agrupaciones en la universidad, entre ellas: el Movimiento Estudiantil y el Voluntariado de Administración y Contaduría (VAC).

A pesar de que en muchas de ellas ha desempeñado cargos y roles orientados hacia la planificación y organización, esto nunca lo ha limitado.


Rebeca Mora: “lo que piensan que es una locura, puede ser la cosa más brutal”


“Algo que me ha brindado mi carrera es un sinfín de herramientas aplicables y adaptables a cada situación. Entonces es muy enriquecedor cómo he podido darle herramientas tan profesionales, técnicas o teóricas con un enfoque personal, humano, cercano y de servicio.  Direccionando de una manera mucho más sensible mi aprendizaje”, asegura.

Pero aunque parezca suficiente, Carlos también se ha desempeñado como tutor y ha realizado labores que lo han puesto en contacto directo con personas de sectores menos favorecidos. Asegura que, particularmente, las realidades que se derivan del tema país lo mueven mucho, y han logrado sensibilizarlo como persona.


“Creo fielmente en que el aprendizaje extra-académico que puedas tener siempre va a depender de ti. La universidad no te lleva por sí sola a eso. Ella te ofrece ese plus, pero tú te tienes que comprometerte a moverte, interesarte por buscarlo y hacerlo”


 “Yo diría que soy patriota a morir”

“No puedo negar que el tema país es uno de los que más me sensibiliza. Sin embargo, creo que a pesar de considerar que no somos responsables de lo que está pasando, sí nos tocó asumir las riendas. Si no somos nosotros ¿entonces quiénes?”, afirma Carlos con muchísima convicción.

Y para él, la única forma posible de lograr tomar el control, es que cada persona entienda el rol que desempeña en la sociedad y lo haga con la mejor intención posible.

Ese será el único momento en el que podamos cambiar como sociedad, cuando conozcamos nuestra utilidad y entendamos el trasfondo. En la excelencia no hay un solo camino, hay miles de maneras de hacer las cosas bien“, finalizó.

Escrito por: Violeta Odreman.