bool(false)

Dime dónde te sientas y te diré que estudiante eres

Mariangela Fattal

¿Nunca han escuchado la típica frase de: “dime dónde te sientas y te diré que tipo de estudiante eres”? Muchos pensarán que se trata de una tontería o que quizás es solo una manera de entretener o hacer bromas, respecto a la vida de un estudiante común. Aquí te contamos que no es así. Por muy exagerado que suene, esto suele ser aplicado casi siempre; existen tantas historias y personalidades detrás de un simple puesto en un salón de clases, que a lo mejor te tomará por sorpresa, aunque sea un poco. De seguro te has preguntado qué tipo de estudiante eres. Por esa razón, una lista de 7 tipos de estudiantes en un salón de clases, te ayudará a clasificarte y quizás, a reírte un poco de ello.

El amigo del profe

Es el típico estudiante que se sienta frente al escritorio del profe, o en la primera fila; pero siempre con el objetivo de captar la total atención. Es ese que sabe cómo empezar una conversación con el maestro, así se trate de temas que ni le interesan y hará hasta lo imposible por tener una conexión amigable con él. Suelen ser inteligentes, pero la mayoría intenta usar la trampa como beneficio: usan la amabilidad en situaciones de desesperación. Normalmente son fiesteros, demandantes y adoran unas birras bien frías.

Los estudiosos

El que todo el mundo envidia por sus excelentes notas y capacidad de entender clases que suelen ser un reto. Es aquel que se sienta en las primeras dos filas, generalmente en el medio. Siempre está preparado para cualquier examen sorpresa, no le tiene miedo a los parciales y nunca falta a una clase o usa el famoso “firma por mí”. Pero también existe la otra cara: ese que se en realidad necesita poner mucha atención y matarse estudiando para pasar con una buena nota. Es por ello que usa estos puestos para absorber toda la información necesaria.


Iba a dejar la carrera hasta que…


Los que siempre participan

Nunca falta la persona a la que le encanta participar en una conversación, una charla sobre un tema o solo exponer sus dudas. Normalmente se sitúan entre la tercera y quinta fila del salón. Adoran ser el centro de atención y estar a la vista del profesor en cualquier momento; así son los únicos a los que les toman la palabra. No hacen amistad con cualquiera, pues les gusta rodearse de personas que tengan los mismos intereses que ellos.

Al que no le gusta que lo miren

Los tímidos, los solitarios, los que salen corriendo apenas termina la clase. Usan su teléfono como una escapatoria y chequean la hora cada cinco minutos. Las primeras dos filas cerca de la puerta, suelen ser sus escondites y modos de escape. Sonará raro, pero este tipo de estudiante es muy bueno a la hora de escuchar y su creatividad va más allá de lo imaginado, ya que al pasar tanto tiempo solos, su mente viaja creando mundos diferentes. Pueden ser raros, frikis y un poco irresponsables a la hora de entregar un trabajo o presentar un examen: ¿si usan el copiarse? Probablemente sí.

La chispita

De seguro has escuchado la denominación “chispita” y si no es así, pues aquí te dejo la definición. Chispita: persona con una extrema obsesión por el chisme ajeno, hablador y con un insaciable deseo por conversar. Se sientan en la parte final del salón, asegurándose de que tienen acceso al enchufe para cargar su teléfono y enterarse de las últimas noticias de “Entre Módulos”. Siempre se asegura de estar rodeado de personas; de esa manera podrá usar su talento de ser el más sociable.

El Zombie

Ese que no durmió la noche anterior o simplemente no presta atención y prefiere dormir, en lugar de tomar notas. Usa el puesto más lejano, para saciar su flojera y tomar unas buenas horas de descanso, en horarios en que no debería. No hay mucho que decir sobre este tipo, ya que con solo escuchar la palabra zombie, una sola definición llega a nuestra mente: perezoso.


Maneras de llegar a la UCAB


El sabelotodo solitario

Y por último pero no menos importante, el cuatro ojos solitario (cero ofensa). No todos usan lentes, pero es una buena forma de hacerlo más llamativo. Ese que lo sabe todo y cuando hablamos de todo es ¡TODO! Su mente es un diccionario y una Wikipedia andante, pero no es amigo de llamar la atención o ser el más amistoso. No ama la compañía y tampoco le gustan las personas interesadas; es por eso que ocupa las esquinas del salón, ese lugar al que nadie va, pero que está allí. Invisible.

Estamos de acuerdo en que esto tiene una pizca de verdad. Y es que un poco de humor convierte un día aburrido, en uno más divertido. Personalidades diferentes, lugares diferentes, pero con un mismo objetivo.

Y tú, ¿ya elegiste en cuál categoría te encuentras?