bool(false)
Emiliana Pardo

Emiliana Pardo, mucho más que una simple estudiante

Sara La Fontaine

Emiliana no solo es la actual presidente del Centro de Estudiantes de Psicología (CEP), también es fiel creyente de que la labor social y el voluntariado pueden crear un mundo, y un país, mejor

Con tan solo 20 años, Emiliana Pardo está entrando al 5to semestre de psicología y ya es la presidenta del Centro de Estudiantes de Psicología. Su trayectoria es muy amplia, pues comenzó a formar a parte de la representación estudiantil de esta carrera cuando inició sus estudios en la universidad.

De la mano de María José Ferrigno y Rafael Escobar, Emiliana se adentró en este mundo en el que pretende ejercer una labor óptima para así motivar y ayudar al estudiantado. Más allá de las metas relacionadas al ámbito académico, busca darle una mano a sus representados para que así puedan lograr sus sueños: “Quiero hacerle ver a todo el estudiantado que el límite no existe y que siempre pueden contribuir desde su área para construir país”, explicó.

Ayudar es fundamental

Más allá de su trayectoria en la representación estudiantil, lo que resalta de Emiliana es su dedicación y vocación por ayudar a los demás y brindar un servicio para la comunidad. Actualmente, forma parte de Ucabistasmed, Psicovoluntariado, Psicomóvil y de la red UCAB de Amnistía Internacional. Además, es miembro de la Cruz Roja, trabaja en campamentos y es pintora.


Ucabistasmed: “Mientras la necesidad exista, aquí vamos a estar”


Emiliana ya es veterana en materia de servicio a las comunidades, pues es algo que la ha motivado desde que es muy pequeña. A los 11 años se involucró en las actividades de la organización Manos Unidas, una iniciativa ubicada en la ciudad de San Antonio de Los Altos, con la que pintaba murales en colegios y zonas recreativas de la localidad.

Dentro de la universidad trabaja de la mano con los chicos de la agrupación Ucabistasmed y, actualmente, es parte de la Coordinación de Inventario. Para ella, este es un trabajo que la llena mucho, pues encuentra satisfacción al decir que su trabajo es contribuir a que la salud de una persona perdure, se dé o mejore. Agrega que esta labor es esencial porque actualmente todos nos vemos afectados por la grave crisis de medicamentos.

Su trayectoria más amplia dentro de una organización ha sido con la Cruz Roja, en la cual lleva tiempo desempeñándose en varios roles. En estos momentos se encuentra estudiando en los programas de enfermería y socorrismo de la institución, pero ya completó su instrucción en primeros auxilios básico, primeros auxilios avanzados, fisioterapia, oxigenoterapia y atención clínica 1.

Aunque la ayuda a través de la asistencia médica y psicológica es su gran pasión, Emiliana actualmente está trabajando dentro de la Red UCAB de Amnistía Internacional (AI), una nueva agrupación ucabista que se acaba de formalizar. A través de AI, pretende promover la paz y la ayuda a las comunidades. Comentó, adicionalmente, que se encuentran trabajando con los proyectos 24-Cero y Basta de Balas.


«Gracias a la Cruz Roja descubrí lo que me apasiona, lo que me gusta hacer. Sin duda, es lo mío»


La familia es lo primero

A pesar de que todas estas actividades hacen que Emiliana sea una persona muy atareada, ella se considera una “amante de la vida”. Es el tipo de persona que aprecia, valora y agradece cada día, e intenta percibir todos los detalles y tareas que debe cumplir de una manera positiva.

¿Qué hay de trasfondo? Detrás de todo esto, lo que inspira a Emiliana a vivir su vida con intensidad y a cumplir sus metas y sueños es su familia: su hermano y su mamá. Para ella, su mamá es su modelo a seguir porque es una mujer que siempre ha logrado surgir y que, a pesar de las dificultades, ha continuado caminando hacia adelante:

“Yo lo que quiero es demostrarle a mi mamá que yo también puedo seguir adelante y ayudarla”, comentó.

Por esta razón no causa sorpresa cuando Emiliana expresa que su meta más grande en la vida es brindarle apoyo a su mamá y ayudarla a proveerle una educación de calidad a su hermano. Todo esto con el fin de que siempre estén juntos, porque la familia es lo más sagrado para ella.

Así, y de la mano con su trabajo como voluntaria y representante estudiantil, Emiliana no solo busca, y logra, construir un mejor entorno en su familia y su comunidad universitaria. Sino que también contribuye de manera exponencial a la construcción de un mejor país y, como consecuencia, de un mejor mundo.