bool(false)

Hermana Lucimelb Contreras: Una monjita chic del siglo XXI

more133

Los jóvenes y el ser humano en sí, son curiosos, creativos e insaciables. Por eso, les traemos la historia de vida de una monjita. Ella es la hermana Lucimelb Contreras: estudia tercer semestre de Comunicación Social, tiene 28 años y es conocida por su carisma.  Durante una entrevista placentera, aclaró dudas, curiosidades y expresó cómo ha cambiado su visión desde que tomó la religión como estilo de vida.

Una decisión

Durante sus primeros años estuvo relacionada con el catolicismo; sin embargo, nunca se planteó la idea de ser religiosa. De hecho, estuvo estudiando Contaduría Pública porque pensaba que era una buena forma de generar lucro.

Pese a lo anterior, ella explica que, cumplidos los 18 años de edad, escuchó el llamado de Dios. Es así como inicia la trascendencia de su vida.

Finaliza diciendo: “Antes tenía tres hermanas de sangre, pero ahora tengo muchas hermanas, gracias a Jesús”.

¿Hay prohibiciones?

Básicamente es un estilo de vida. Ella decidió dejar a su familia, amigos, comunidad, títulos, sueños, metas para la sociedad, porque se dispuso a iniciar un proyecto de vida religioso que estaba establecido. Todo lo hizo por amor y deseos de estar más cerca de Dios, por eso no considera que haya limitaciones.

¿Cómo hacen para adaptarse al celibato?

“Simplemente es cuestión de compromiso, arriesgarlo todo por algo: ese algo es aquello que te mueve e impulsa”. Aclara que cuando las personas deciden iniciar con esta vocación, su manera de ver la vida cambia, ya que su único esposo es Dios.

Es un tema polémico para la sociedad de esta generación; sin embargo, lo asume como una decisión de dejar unas cosas de su vida y tomar nuevas disposiciones que están construidas con la base del amor puro.

¿Qué cambió desde que inicio con la vocación?

Cambió su manera pensar, de ver la vida, de tomar decisiones, de dejarlo todo y embarcarse a un mundo que no conocía, un mundo inesperado. Simplemente dejó  todo en manos del Señor. Desde ese momento transformó su perspectiva personal, social y profesional. Por ejemplo, su manera de vestir, el relacionarse con las personas, el hablar y expresarse.

¿Por qué estudiar Comunicación Social?

Dice que tanto en la comunicación, como en su religión tiene que relacionarse con el público, así que estudiar esta carrera le ha ayudado a desenvolverse mejor y a tener las herramientas necesarias para acercarse a las personas. A ella le agrada el área de audiovisuales; es decir, las cámaras, la radio y tv.

¿Usas redes sociales?

Actualmente solo usa el Instagram de la congregación; sin embargo, si tuviera una cuenta personal la aprovecharía para subir noticias, pensamientos, paisajes y fotografías de las hermanas. Añade que no  colocaría cualquier foto, sino aquellas que marquen la diferencia y con enfoques distintos: rostros, hábitos, sus actividades sociales, historias personales, etcétera.


Hjalmar Soler: «Cada vez más enamorado de la UCAB»


Si tuvieras que rediseñar tu hábito, ¿qué le colocarías?

Con mucha alegría respondió: “mi hábito negro y largo refleja lo que soy: una agustina. Me enorgullece usarlo; por esta razón, no le cambiaría nada, porque es como mi apellido».

La hermanita nos ejemplificó que cuando las niñas son pequeñas, ellas desean parecerse a sus madres; pero en su caso, ella desea identificarse con María de San José Alvarado, fundadora de la Congregación de Las Hermanas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús, a la que pertenece.

¿Qué la diferencia de las demás monjitas?

Sin pensarlo y con una gran sonrisa exclamó: “¡Mi toque de locura!”. Pero aclara que es una locura especial que va dirigida al amor de Cristo, ya que está enamorada de él.  Su presencia le hace cometer locuras, con su creatividad y espontaneidad. La única justificación de esto es que se siente feliz, no le da pena hablar sobre el amor que Dios le tiene y que la impulsa a ser así.

¿Cómo es el closet de una monjita?

Únicamente tienen hábitos color negro, el fondo blanco, velos, toca (para cubrir la cabeza); además, de sus prendas personales, una biblia  y una agenda donde escriben sus oraciones.

Si te invitaran a un desfile de moda y los diseños fuesen hábitos, ¿los modelarías?

Respondió que sí participaría en el desfile porque le encanta su hábito y además sería una oportunidad de mostrarle al mundo que sí vale la pena usarlos. Muchas veces su vestimenta es rechazada porque piensan que da calor y que se ve mal; pero lo que no saben es que se puede disfrutar y usar cómodamente. Añade que lo que hace diferente al hábito es la persona que lo usa y, también, es una pieza que nunca pasará de moda.

Tentaciones

Explica que tiene muchísimas: ser religiosa no hace que no se presenten; aunque precisa que no son sexuales, como muchos se imaginan, sino tentaciones de fallarle a Dios, de proponerse algo y no cumplirlo.  Son tentaciones de no obedecer y de buscar lo más fácil.

¿Qué piensas de los homosexuales?

Piensa que se debe respetar a cualquier persona,  aunque expone que no se deberían aceptar sus prácticas y espectáculos para llamar la atención, porque hay otras maneras de expresarlo y de despertar el potencial. “No soy quien para juzgar”.


Marith Fernanda Rosales: «Esto es lo que quiero hacer el resto de mi vida»


  • Preguntas rápidas:

¿Te arrepientes de algo?

– No haber estudiado a tiempo para algunos parciales.

¿Con cuál personaje te identificas?

– Moana, porque siempre estoy muy alegre.

¿Qué tipo de película te gustan?

– De comedia.

¿Escuchas música?

– Sí, cristiana.

Si fueses hombre, ¿a qué te dedicarías?

– Me gustarías ser futbolista.

¿Algún hobby?

– Hacer reír a mis hermanas.

Si escribieras tu propia historia, ¿cuál título le colocarías?

– Un canto a la alegría, porque mi vida se resume en esas palabras.

¿Crees que naciste para ser religiosa?

– Sí, cada vez lo confirmo más.

Cada persona es un libro diferente, por eso es importante conocerlas y descubrir qué historia oculta debajo de su hábito.