bool(false)

Hjalmar Soler: «Cada vez más enamorado de la UCAB»

VidaUCAB

Con 21 años, Hjalmar estudia el séptimo semestre de Derecho. Es de Caracas y desde que nació tuvo claro que estudiar leyes era lo de él: siempre le gustó resolver problemas. Desde muy temprana edad, se dio cuenta de que la oratoria era una herramienta fundamental para conseguir su éxito profesional -esto lo atrapó rápidamente- por eso, encontró en las agrupaciones estudiantiles un lugar en donde formarse; quedando así enamorado cada vez más de su paso por la UCAB.

Antes de empezar, una aclaratoria: su nombre, por la manera en que suena, podría pensarse que es árabe, pero en realidad es de origen alemán. Él dice:

Toda mi vida ha sido una guerra para enseñarle a la gente cómo se pronuncia y escribe mi nombre. Aunque se escribe Hjalmar se pronuncia Yalmar.

¿Por qué escogiste la UCAB?

– Sentí que era, en este momento en que vive el país, la facultad de Derecho que me ofrecía más oportunidades; la UCV se caracteriza por ser una de las mejores, pero su calidad ha bajado. Si comparamos ambas facultades, la UCAB le lleva un tramo largo, a nivel de todo.


Marith Fernanda Rosales: «Esto es lo que quiero hacer el resto de mi vida»


Diversas agrupaciones

Cuando estuvo en bachillerato, su colegio no tenía ningún tipo de modelo de las Naciones Unidas. Pero un día, en una clase de Geología, la profesora les dijo: »vamos a cambiar un poco la modalidad de evaluación: vamos a hacer un modelo de las Naciones Unidas». A Hjalmar le llamó mucho la atención.

– Teníamos que venir todos con trajes y estudios sobre el país que nos tocaba, sobre el asunto que se estaba estudiando ese día. Eso llamó mucho mi atención y después de ese día quería participar en algún MUN, cuando estuviera en la universidad.

Por casualidad, en sus primeros semestres estudió con un compañero que era parte de la MOIT, y como típico estudiante de primer semestre se dejó enamorar.

Ganó en el segundo debate, junto a su compañera, un reconocimiento de la delegación sobresaliente: en ese entonces representaron a Tailandia. A pesar de que no tuvo la oportunidad de ganar el debate final, la experiencia que le dejó viajar a Guayana es uno de los mejores recuerdos que quedarán en su memoria. Participó en la octava edición del MOIT.

Estuvo como tutor y, aunque ahora no forma parte de él, se considera todo un MOITERO. Le debe mucho, debido a que esas capacidades que tenía ocultas como la oratoria, el desenvolverse en asambleas, pararse frente a una audiencia y hablarles, salieron a la luz: el MOI lo ayudó a romper esa barrera del miedo y la timidez. También le dejó compañeros, personas de otras carreras.

Actualmente está en una competencia de modelo de corte penal, que se llama Derecho Internacional Penal y Justicia Transicional  (DIPJT), con el profesor Carlos Briceño, que actualmente ganó con la delegación de derecho penal en Mexico. El año que viene representarán a Venezuela en Bogotá, Colombia el 19 de octubre.

En su tiempo libre

En segundo año, pertenecí al equipo de básquet de la UCV. Estuve desde segundo año hasta quinto, pero por diferentes motivos tuve que dejarlo. También en la primaria estuve en El Sistema de Orquestas de Venezuela hasta los 12 años, donde canté el himno nacional junto a Dudamel.

Comenzó a trabajar como beca trabajo frente a Cooperación Económica (DIDES), donde duró seis meses y ahora trabaja en la Biblioteca, en el centro cultural Guillermo Plaza, en el departamento de adquisiciones. También va al gimnasio para desestresarse un poco del ritmo de la carrera, trabajo, situación país, entre otros… Y a veces, le preguntan cómo hace para lidiar con todas esas cosas: él dice que todo depende de la organización de la propia persona y el saber aprovechar tu fin de semana.


José Humbria: «El debate construye la vía del conocimiento»


¿Qué te motiva a continuar en la UCAB?

Además de que ya voy a culminar mi carrera, quiero seguir haciendo grande a esta universidad, porque como ya lo ha demostrado, la Católica tiene nivel de sobra y mucho potencial.  Quiero seguir dejando ese escudo en alto, y si lo puedo hacer junto con la bandera de Venezuela al lado, mucho mejor.

La frase que lo identifica es perfecta con todo lo que nos relato sobre él y sobre la universidad:

»If you fight four your dreams, your dreams will fight for you».