bool(false)

Iba a dejar la carrera, hasta que…

Gabriel Figueroa

Todos alguna vez hemos pensado en la posibilidad de dejar la carrera que estamos estudiando. En especial en estos tiempos donde tantas situaciones difíciles no permiten que podamos vivir con tranquilidad. Diversas han sido las razones por las cuales, como estudiantes, hemos llegado a plantearnos la posibilidad de dejar la carrera; sin embargo, a muchos nos han superado las razones para continuar, a pesar de todos los problemas.

 

Es por ello que decidimos preguntar a varios estudiantes cómo ha sido su experiencia universitaria en este sentido, para así poder compartir con ustedes algunas de las razones por las cuales podemos llegar a pensar en esta posibilidad.

Posible cambio de gustos

Nuestra primera experiencia fue con un estudiante de Ingeniería Informática, que ya está en el séptimo semestre de su carrera. Su carrera siempre le ha gustado, pero en algún momento se preguntó si le gustaba más otra rama de la Ingeniería. Sin embargo, no se cambió.

Simplemente desistí de pensar en eso, seguir con las materias y bueno, tal vez salía mal en algunos exámenes, pero no significaba nada. Es interesante, pero a la vez lamentable, que muchas veces tengamos que tomar decisiones rápidas en cuanto a qué estudiar debido a la situación país. Sin embargo, también es bueno tomarse las cosas con un mínimo de calma y pensar “tal vez salí mal en un examen, pero eso no significa nada”.

Otras oportunidades

Una estudiante de Comunicación Social obtuvo una oportunidad que nadie dejaría pasar (y ella no sería la excepción): la posibilidad de obtener una beca para estudiar en otro país.

Pero, ¿y qué pasa con los estudiantes que no tienen la posibilidad de una beca? Es así como conocimos a otro estudiante de Comunicación. Tuvo la oportunidad de viajar un semestre completo a Argentina y durante esos meses estuvo evaluando el terreno para la posibilidad de continuar con sus estudios en dicho país.

… me devolví porque estudiar es muy costoso. Aún trabajando allá, no me alcanzaba para cubrir todos los gastos; si trabajaba tiempo completo sí me alcanzaba, pero surgió la pregunta ¿y cuándo estudio?

La otra razón que nos dio para no intentarlo es que, al final de cuentas y en medio de todo, sus padres lo pueden apoyar, a diferencia de estudiar afuera.


Bárbara Magallanes: En la versatilidad está el éxito


No sirvo para esto

Nos encontramos con una estudiante de Sociología de los últimos semestres, quien nos contó una historia que quizás no todo el mundo podría soportar. El factor que la presionó durante el tercer semestre de su carrera, fue un profesor diciéndole que no servía para ser socióloga. ¿Y qué fue lo que la hizo continuar? Dos palabras: decisión y tenacidad.

– … pensé en darle la vuelta y decir: “ya va, yo creo que él no sabe lo que yo puedo aportar” y terminó siendo mi tutor. Lo que me hizo mantenerme fue mi propio impulso. Soy de las personas que si las desafían, le pone más ganas. Si me dices que no, yo digo que sí; fue justamente eso: demostrarle a él y a mí misma que sí podía.

Nunca está demás el tener confianza y fe en ti mismo. Si sabes que puedes y te gusta, sigue adelante. Nunca hemos de ignorar los consejos de otros, pero está en nosotros el decidir lo que seremos.

Situación país

Vivimos en el país de las incertidumbres: no sabemos qué va a pasar mañana. Y aún cuando sea más barato estudiar en Venezuela, igual nuestros bolsillos no son capaces de resistir todo el golpe de las pésimas medidas económicas que se implementan.

Es por todo ello que la respuesta de muchos de los encuestados sobre su razón por la cual abandonar la carrera, haya sido la situación país. Está, por ejemplo, un grupo de estudiantes de Comunicación Social, mención Audiovisuales, que comentaban que, además del aumento de la Unidad de Crédito, a ellos se les suman todos los gastos que su carrera conlleva.

¿Qué hacer entonces en medio de un panorama tan inhóspito? Es aquí cuando compartimos la historia de otro estudiante de Sociología. Decidió participar por completo en las protestas que comenzaron en abril del 2017, perdiendo ese semestre por completo y al ver que el resultado no fue el esperado, su deseo era abandonar la carrera e irse de Venezuela. Pero hubo algo que lo hizo cambiar de opinión.

– … hubo el Lectio Brevis de ese año, y el rector nos estaba exhortando a que no nos dejáramos caer por ellos, porque ese era su objetivo, y yo dije “no voy a darles el gusto, yo voy a seguir la carrera”.


La universidad: un bufé de conocimientos 


Todos tienen razones para dejar la carrera y buscar una mejor vida. No caeremos en la sandez de desprestigiar al que se va, pero si tenemos la oportunidad de educarnos, ¿entonces por qué no tomarla?

Está muy claro que “un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”, y quizás no podremos ser parte de aquellos que den el primer paso para una salida de la crisis, pero definitivamente cada quien ha de prepararse en todos los sentidos para que cuando el día llegue, podamos todos ser parte de la reconstrucción.