bool(false)

Jesús David Cañizales: “el Rugby, una pasión de vida”

Andrés Madriz

El capitán del Club de Rugby de la UCAB, Jesús David Cañizales, cuenta su experiencia con respecto a este desconocido deporte que cada vez se da a conocer más tanto adentro, como afuera del campus universitario de la UCAB.

¿Cómo llegaste a jugar Rugby?

– Todo empezó hace aproximadamente 8 años, cuando aún estaba en bachillerato.  Uno de los compañeros de universidad de mi hermano jugaba en el Club de Rugby de la UCAB. Invitó a mi hermano a participar y él aceptó y se dispuso a practicarlo.

Un día, llegando del entrenamiento me comenta: “Jesús David, me ha gustado mucho el deporte; quisiera ir a experimentar por dos semanas más para luego llevarte a ti que te encantan los deportes”. Y después de pasado ese tiempo, me integré yo al Club y ha sido una de las mejores experiencias que he tenido hasta el día de hoy.

¿Qué es lo que más te gusta del Rugby?

– El compartir con mis compañeros. Siempre tenemos como tradición encontrarnos todos los sábados: ya sea para disfrutar de un juego de la liga, o para reunirnos; siempre se mantiene esa buena conexión y eso también lo transmitimos dentro del campo. Somos muy unidos. Siempre, si necesitamos algo, sabemos que tenemos a otras personas a las que podemos pedir ayuda. Esa camaradería que es muy propia del Rugby y me gusta mucho.

Aparte de este aspecto humanístico, ¿Qué tal te ha parecido la disciplina en términos de su exigencia física?

– Bueno, es un deporte que requiere de mucha exigencia física. Teníamos un entrenador que siempre nos decía que para jugar Rugby, había que estar en forma; no debías llegar al Rugby para ponerte en forma. Creo que eso es algo que siempre oí de mis entrenadores, los cuales aprecio muchísimo por las huellas que dejaron en mi desarrollo como atleta.

Algunas exigencias que requiere el Rugby son: ser un buen corredor, tener mucha resistencia física, estar preparado para levantarse, correr, reposicionarse, etcétera, ya que es un juego continuo y sin pausas, a diferencia del Fútbol Americano.  Y creo que es importante tener presente en todo momento que los límites están en la mente. Es por esto que se tiene que buscar la manera de  vaciar el cuerpo en el campo de juego.


María Isabel Linares: disciplina, educación y amor por la academia


Teniendo esta gran responsabilidad de ser Capitán del Club de Rugby de la UCAB, ¿de dónde sacas el tiempo para estudiar también?

– Bueno, como ya te comenté, nosotros siempre tratamos de transmitir nuestros valores fuera del campo, en cada aspecto de nuestra vida. Diría entonces que el Rugby ayuda muchísimo porque la disciplina que debes tener en el juego, es algo que deja huella en los demás ámbitos de la vida cotidiana. Y esto es algo de lo que hoy, lamentablemente, carece mucho la sociedad venezolana. La mediocridad que hoy en día vemos, es algo que nosotros queremos subsanar y eso es lo que nos convierte, diría yo, en unos super atletas: siempre buscando hacer muy bien las cosas, somos fieles creyentes de que podemos ser el experimento perfecto del hombre.

Por ejemplo, yo con mis estudios soy muy centrado. Puedo tener la responsabilidad de ser capitán del equipo, pero pienso que si elegí mi carrera, es porque me gusta y no porque estoy obligado. Ante las cosas que a uno le gustan no hay excusas, porque se quiere hacerlo bien. Esa es una de mis premisas a la hora de estudiar, a la hora de tomar esta responsabilidad: si estoy haciendo algo que me gusta, ¿por qué debería hacerlo mal?

Jesús, cuéntame, ¿por qué no estás activo ahora como estudiante?

– Yo creo que una de las principales razones es el tema económico en el país, que cada vez se va agravando un poco más. El poder adquisitivo dentro de la familia venezolana es también más crítico y bueno, mis padres son personas muy trabajadoras: mi padre es transportista y mi madre es profesora dentro de un plantel educativo, cerca de las adyacencias de la UCAB, con un salario mínimo como pago.

Una de las razones por la cual no seguí estudiando fue esa: ver a mis padres trabajando tan duro, tratando de pagar la universidad y, además, corriendo con todos los gastos de la casa (comida, ropa, etc). Son cosas que me impulsaron a salir a ayudarlos.

Y, ¿no has aplicado a un programa de Becas que te ayude a financiar los gastos de la Universidad?

Yo tuve la oportunidad de pedir la ayuda económica. Pero hace 3 semestres, con la llegada de las protestas al país, muchos profesores se encontraban fuera de Venezuela y perdí la oportunidad de recibir muchas clases. Además, donde vivo la mayoría de las estaciones de metro se hallaban cerradas y mis padres tenían miedo de que a mí me pasara algo; siempre me mantuve con ellos. Fue por eso que, debido a la falta de muchas clases, la universidad me retiró la ayuda económica.

Y hoy en día, ¿en qué estás trabajando?

– Ahora estoy trabajando en un comercio muy pequeño, atendiendo a las personas en el mostrador.  Estoy allí, pero a la vez buscando otros trabajos que generen ingresos junto a mi padre. En este momento, nosotros tenemos un pequeño negocio y ha sido una de las cosas que nos ha mantenido con ingresos en casa.

El día de mañana ¿te ves a ti mismo ejerciendo otros cargos de liderazgo en el equipo de Rugby, o es acaso algo más temporal?

– Hay que reconocer que aquí en Venezuela el Rugby es un deporte no remunerado, sino amateur.  Existen otras ligas como las europeas, donde el atleta de Rugby sí cuenta con beneficios económicos. Como el sueño de cualquier deportista, no puedo negar que me encantaría llegar a alguna de esas ligas, pero es un trabajo arduo que se tiene que empezar desde muy pequeño.

Como en el Rugby, yo siempre trato de ser la mejor versión de mí mismo. Me gustaría muchísimo llegar afuera y jugar representando al país, pero también me gustaría ser una persona exitosa en cualquier trabajo que pueda realizar. Es por esto que llevo presente los valores a cualquier lado donde voy y ya dependerá de las oportunidades que se me presenten en el camino, el saberlas aprovechar.


Carmelo Balasnoa: “primero soy ucabista, luego lo demás”


Jesús David Cañizales fue nombrado recientemente Capitán del Club de Rugby de la UCAB a pesar de no haber continuado sus estudios dentro del recinto universitario. Su sueño, al igual que el de su hermano, es convertirse en profesional y demostrar sus talentos en campos de Rugby alrededor del mundo. Independientemente de cómo le vaya, no deja de expresar la importancia de trasladar los valores aprendidos dentro del campo hacia cada ámbito de la vida porque según él: “El Rugby es, más que un hobby, una pasión para mí”.