bool(false)

José Humbria: “El debate construye la vía del conocimiento”

more133

José Humbria es un estudiante de Filosofía, que actualmente cursa séptimo semestre. Inicialmente, sus aspiraciones iban más allá de estudiar esta carrera y la UCAB le generaba ciertos prejuicios. Sin embargo, cuando este joven de 20 años descubre que esta universidad le iba a permitir desarrollar lo que fuera de sus paredes era tan difícil de encontrar, pudo desenvolverse libremente en cada uno de sus espacios y aportar su granito de arena.

Un escalón más para la formación profesional

Mientras cursaba quinto año de bachillerato, deseaba ingresar en la Universidad Marítima del Caribe; pero debido a las protestas y a los  diversos sucesos de represión del 2014, terminó por desencantarse del mundo militar. Por su parte, siempre ha sido una persona a la que le ha gustado la lectura. Sin embargo, nunca había considerado como opción una carrera relacionada, académicamente, con las Humanidades. Su segunda opción fue la UCV en Ciencias Políticas, pero no fue seleccionado para entrar.

Ya para el año 2015, presenta la prueba de admisión en la UCAB e ingresa a Filosofía, ya que los conflictos del 2014 lo llevaron a cuestionarse cosas tan básicas como ¿qué era lo justo?, ¿qué sistema político necesitaba Venezuela?

Pasado un mes de su ingreso, recibe una carta del director de la escuela para invitarlo a una charla; en este momento, él aprovecha para presentarle sus propuestas y problemáticas en cuanto a la política. Durante el tiempo en que se desarrolló este encuentro, se abordaron temas sobre cómo la filosofía podía ser el saber con el cual se podían entrelazar los distintos conocimientos del mundo, para tener una perspectiva mucho más amplia. Finalmente, esto lo motiva aún más a continuar sus estudios en la UCAB.

Una red de conocimientos aplicados

Este estudiante de Filosofía comenta que, sin importar la carrera que estudiara, su intención era, y sigue siendo, desarrollarse en torno a la vivencia del aprendizaje, porque considera que no se puede tener un conocimiento sin aplicarlo. Es decir, si se estudia Filosofía y se cuestionan las cosas del mundo, sería ilógico no cuestionarse sus propias acciones.

Para comenzar la ruta que había diseñado en su mapa, recuerda que la primera semana que inicia en la UCAB conoce a varias personas que pertenecían al Movimiento Estudiantil y asiste a su primera actividad. Como en la escuela de Filosofía hay pocas personas, también se integra inmediatamente al Centro de Estudiantes. De esta manera, descubre que gran parte de lo que quería, podía conseguirlo estudiando esta carrera.


Jesús David Cañizales: “el Rugby, una pasión de vida”


Experiencias universitarias

  • Movimiento Estudiantil:

Inicia en esta agrupación por referencias de amigos, a través de las conversaciones recurrentes de todo joven sobre la política, la corrupción, por qué los gobernantes actúan de tal manera, por qué se debe llegar temprano a casa o esperar a que amanezca por seguridad, entre otros; considera que no hay conversación en la que no se hable de los problemas del país. Gracias a que estudia Filosofía, estos problemas lo llevan a cuestiones mucho más amplias. Por lo tanto, varias de las personas que estaban en la conversación lo invitaron a participar en el Movimiento Estudiantil y así, ser parte de un cambio.

Él sostiene que se puede criticar, hablar, juzgar, quejarse, pero si las personas no hacen nada para solucionarlo, son parte del problema. Al comienzo fue muy inocente, porque nunca había participado en ninguna actividad política; sí tenía conocimientos sobre las teorías y sucesos, pero nunca había participado en ellos. Por esta razón, al inicio fue una tarea bastante complicada, ya que con tan solo 17 años, estaba participando en algo que no entendía en su totalidad. Sin embargo, en la medida en la que fue participando, entendió lo que implicaba y lo difícil que es hacer política, tanto en este país como en cualquier otro. Precisamente por la cantidad de responsabilidad que no solo se asume con las personas, sino también consigo mismo, en la forma de ser o actuar cotidianamente en la sociedad.

  • Sociedad de Debate:

Humbria expuso que uno de los principales pilares que tiene un estudiante de Filosofía, es que debe argumentar todo lo que se cuestiona. Por lo tanto, el mundo de la deliberación y la crítica nunca le fueron ajenos.

Uno de los participantes de la Sociedad de Debate fue muy cercano a él en la representación estudiantil; a través de esta amistad, se entera que existe el torneo de la Asociación Internacional de Debate Digital en Español (ADDEA). Una vez que lo conoce, aplica para entrar, porque le llama la atención la existencia de modelos de deliberación o de debate con un esquema distinto. Aquí tuvo la oportunidad de ser juez y fue muy enriquecedor, debido a que pudo darse cuenta de problemáticas como la inflación, la ideología de género, la violencia femenina, entre otros.

  • Cátedra de Honor:

Fue algo que nunca se esperó, pero terminó siendo una buena experiencia, en el sentido de que para ese momento, era el coordinador de formación del Movimiento Estudiantil y estaba buscando un modelo, en el cual se pudiera organizar, sin necesidad de contraponer la vida académica, con la vida del activismo político.

Cuéntame ¿cuáles obstáculos te han impulsado a lograr tus metas?

– Es una pregunta compleja, ya que siempre me estoy preguntando qué es lo que quiero y qué estoy haciendo; además de que si lo que estoy haciendo me llevará a lo que quiero. De ese modo, me remito a lo que me da seguridad en estas dos preguntas, para indagar si tiene sentido lo que hago.

¿Cuál es tu método de planificación?

Cuando se tiene en las manos muchas responsabilidades, es beneficioso tener una planificación para distribuir el tiempo entre cada una. Pero es muy poco sano tener tantas responsabilidades, hasta el punto de sacrificar el sueño; este es su caso. En su mayoría, todas las actividades que ha tenido le han llevado a sacrificar cosas como el simple hecho de dormir.

– Quizá luego, cuando haya intentado hacer todo lo que quería lograr  o retribuir todo a la universidad y a cada uno de sus espacios, tal vez en ese momento tenga tiempo para dormir.

Como estudiante de Filosofía, ¿qué has aportado a la universidad?

Siente que su mayor aporte ha sido ser un ejemplo de constancia. Por otro lado, fomenta el valor de la perseverancia, el ser la voz que todos desean escuchar.  Explica que se necesita un gran esfuerzo para seguir siendo estudiante y, pese a que parece una gran carga estudiar hoy en Venezuela, hacerlo puede llevar a conocer distintos mundos y personas cada día.

– Los estudiantes que se están formando hoy, serán los líderes mañana y podrán representar a Venezuela. Bien es cierto que se viene a estudiar a la universidad; pero creo que la carrera es algo que se hace, mientras se estudia.

Manifiesta que cuando se gradúe no solo será filósofo, sino que va hacer un ucabista y esto representa mucho más que las cátedras a las que asiste todos los días. Asimismo, define a los ucabistas como aquellos que rompen las cadenas o esquemas; es decir, si las cosas están mal, los estudiantes aspiran a algo mejor.


Bárbara Magallanes: En la versatilidad está el éxito


Fusión entre filosofía y política

– Para que un político pueda dar una buena propuesta, es fundamental que reflexione, racionalice y se formule las interrogantes de ¿quiénes somos?, ¿qué queremos?, ¿a dónde vamos? Estas son las preguntas que pueden ayudar a que la sociedad pueda ser mejor; pero para eso hay que formarse. En este sentido, la Filosofía se encarga de cuestionar los postulados básicos que conforman la cultura o el imaginario colectivo de una sociedad.

Planes actuales

Actualmente se está enfocando en la construcción de una organización. Desde hace un año él, junto a otros amigos, se están encargando de este proyecto, el cual se fundamenta en la creación de espacios dentro la sociedad, de reflexión y deliberación, así como también el convertirse en una plataforma del pensamiento e intelectualidad para la juventud venezolana, en donde todo joven pueda generar un pensamiento crítico.

Es cuestión de atreverse

José Humbria es una persona tímida; no obstante, el consejo que les daría a todas esas personas que comparten esta característica, sería correr o huir hacia adelante. Mientras se hacen las cosas que se temen, por ejemplo hablar en público o publicar lo que se escribe, se logra vencer esos temores. Todo aquello que se pueden imaginar o crear puede ser muy bueno, pero si no lo creen, no podrán mostrar su talento. Solo se puede mejorar algo haciéndolo.

La ruta de enseñanza continúa

A pesar de que falta poco para que culmine su carrera, él dice que aún le falta mucho camino por recorrer y aprender. En vista de que le quedan solo dos semestres, se siente muy nervioso. Sin embargo, afirma que nunca dejará de ser universitario; mucho menos dejará de sacarle provecho a esos aprendizajes que la UCAB le ha brindado.