bool(false)

Juan Giacopini: un ucabista al estilo MAGIS

Lailyn Buvat

Juan Giacopini es estudiante de séptimo semestre de Derecho. Y aunque muchos lo conocen por sus excelentes notas, no es secreto para nadie que se desempeña de forma impecable en diversas actividades extra cátedra en las que participa 

Juan es un estudiante sobresaliente, pero ha entendido que las notas no son todo. Por eso, desde que inició la universidad se ha involucrado en diversas agrupaciones que, según afirma, lo han ayudado a crecer no solo como estudiante, sino también como persona.

Quienes conocen a Giacopini saben que la excelencia es algo que le caracteriza. Esa cualidad la pone en práctica en diferentes aspectos de su vida. De hecho, ha sido reconocido en diversos momentos por su promedio como estudiante… Y es que su pasión por el derecho le hace dar el 100% en cada una de sus materias.

Lo cierto es que Juan es un ucabista muy característico. Si lo ves en la universidad, lo reconocerás fácilmente porque siempre está en feria y rodeado de gente de su misma carrera.


Memoria y cuenta de la representación estudiantil: Letras


¿Quién es Juan Giacopini?

Sus amigos le dicen “Giaco” o “el rey de la labia”. Y es que Juan es experto en decirte lo que quieres escuchar. Tiene ese don de poner en palabras lindas cosas difíciles de decir.

A lo largo de sus tres años en la UCAB ha formado parte de diferentes agrupaciones. La primera fue el Centro de Estudiantes de Derecho (CED) para el período académico 2016-2017. Con esta experiencia empezaba y terminaba al mismo tiempo su camino político dentro de nuestra Alma Máter.

Luego, decidió incursionar en una agrupación muy diferente a lo que estaba acostumbrado: Sociedad de Debate“. 


“Siempre he buscado un lugar en el que pueda sentir que hago cosas diferentes. Y el debate argumentativo es algo que no se aprende todos los días. Por eso elegí comenzar en esta agrupación”.


Y es que esta institución le dio la oportunidad de crecer de una forma excepcional. Le brindó la oportunidad de desarrollar un pensamiento crítico, a entender las demás posiciones sin dar su brazo a torcer, etc. Asimismo, como persona lo ayudó a comprender el valor del compromiso, pues es algo que -según explica- le costaba mantener.

Tras un año en este grupo, decidió continuar con nuevas experiencias. Lamun UCAB fue la siguiente agrupación que le abrió las puertas.

Algo distinto 

Según Juan, ambas agrupaciones estudiantiles le han dado el sentido de pertenencia ucabista. Gracias a ellas, él lleva consigo el lema “Magis”en donde sea que se desenvuelve. Sin embargo, no fueron experiencias exactamente iguales.


“La principal distinción entre ambas instituciones es que, aunque se complementan, el MUN es una actividad de liderazgo y negociación. El ucabista que todos queremos ser es aquel multidisciplinario, y Lamun fue esa plataforma que me ayudó a  complementar mi formación profesional”.


Según explica, por ello logró obtener el primer lugar en su comité durante la competencia en Bogotá. Eso lo motivó a volver a la casa de los grandes viajeros llamada Lamun.

Juan Giacopini: de estudiante ucabista

Desde que ingresas a la universidad te enseñan que siempre hay que buscar ser los mejores y dar todo por la excelencia. Esto ha sido algo que Juan ha llevado consigo desde el día uno en la UCAB.

Por eso, para él ser ucabista es sinónimo de calidad tanto profesional como académica. 


“Me siento ucabista porque más allá de estudiar aquí, he adquirido una vocación de permanencia que me ha inculcado la universidad a pesar de las dificultades. Me ha enseñado a tener un compromiso con un tercero, y en este caso con mis amigos y mi país. Además, en ella he aprendido que nunca hay que conformarse y no dejar las cosas a media”…


Metas a futuro

A diferencia del común denominador, Juan Giacopini sí espera quedarse en el país al terminar sus estudios. Explica que la principal razón de esto es que ama su carrera y el derecho venezolano, por ende solo se ve ejerciendo aquí.

Todas las experiencias que ha tenido en la universidad lo han hecho a entender que Venezuela necesita personas que la ayuden a recuperar los valores que se han perdido. Por eso, él buscará hacerlo desde su ámbito de trabajo.

Es agradable saber que todavía nuestro país cuenta con una generación de relevo que busca hacer bien las cosas. Comenzando por su formación como profesional.