bool(false)

Keicy Cabrera: “en la UCAB no solo estudias, también creces”

Andrés Madriz

Revestida con la inspiración de mostrar un nuevo camino para todos los estudiantes, Keicy Cabrera ha ejecutado un sin fin de actividades extracurriculares que orgullosamente describe. Y es que, según ella, en la UCAB no solo se estudia, sino también se crece...

Keicy Cabrera es voluntaria de la Escuela de Economía, exintegrante de Modelo Nacional de Naciones Unidas de Harvard (HNMUN). También fue Coordinadora de Medios en el Centro de Estudiantes de la misma escuela y presidente en una oportunidad.

Además, actualmente es Consejera de Escuela conjunto a Diego Santana, y pasó a formar parte del equipo de la UCAB de WorldMUN. Y no solo eso, también ha sido premiada con los galardones de Economista Integral y Ucabista Integral.

Estar en la UCAB: un privilegio

“Yo creo que estar en la UCAB es un privilegio en sí, y creo que estando en un lugar como este uno tiene que aprovechar todos los chances que tienes para poder crecer”. Esta es la razón por la que Keicy decidió inmiscuirse en tantas actividades extracurriculares.

Así mismo, asegura que al ser la única mujer en su promoción que va pensum y una de las pocas mujeres que ha sido Consejera de Escuela, se siente impulsada a ser un ejemplo a seguir para otras chicas. Unas que, al igual que ella, vienen de un colegio desconocido y que al llegar a la universidad no conocían a nadie, para que puedan ver que pueden llegar a hacer demasiadas cosas si están comprometidas a ser ucabistas.

Lo cierto es que, siguiendo esa línea, Keicy siente que tiene la responsabilidad de abrir caminos hacia y desde las comunidades. “Creo que sí, sí soy un ejemplo para todas esas personas, y siento que al estar yo en muchas agrupaciones y modelos, estando fuera del prototipo de lo que es una persona que está usualmente en esos cargos, sí estoy haciendo mi trabajo”, afirma

“Para mí la UCAB fue un antes y un después en mi vida”

Para Keicy, este camino ha estado lleno de pequeños pero muy importantes cambios. Sobre todo por lo significativos que han sido estos para ella. “Cuando yo comencé la universidad y hablaba en público me temblaba la voz. Tenía pánico escénico” relata la estudiante. Gracias al MUN y al montón de grupos en los que se inmiscuyó, el día de hoy, su capacidad de oratoria ha mejorado notablemente.

Por otro lado, siente que cuando comenzó la universidad, era un “pollito chiquitico”, demasiado tímida, y miedosa. Hoy por hoy siente mucha más confianza en sí misma para poder “hablar con las personas, para creer en mis ideas, para expresarlas, y para poder tomar decisiones bajo presión”.


Christian Roballo: una historia detrás del cine


En este sentido, la estudiante atesora el momento en el que participó por primera vez en HNMUN. “Yo fui sola y era nueva. Fue un comité grandísimo. Cuando luego de la competencia gané, fue increíble. Nadie se lo podía creer y además de eso, ese fue el año que ganamos Mejor Delegación y Mejor Delegación Internacional”.

Pero no ha sido un camino exento de dificultades

Tras un semestre de gestión muy exitoso dentro del CEDEC, el segundo resultó ser un poco “decepcionante”. Al menos así lo describe Keicy cuando habla de la que fue una de las dificultades más relevantes de su carrera.

“Desde la directiva no logramos organizar las cosas, pues no había motivación, y también todo el mundo se dispersó por el tema de las elecciones. Para mí la gestión del CEDEC fue un éxito por una parte, y un fracaso por otra. Y bueno, a pesar de eso, pude llegar al Consejo de Escuela, pero sí siento que ha sido mi mayor decepción en la universidad”, explica.

¿Y el futuro?

Actualmente, la estudiante está en busca de cosas distintas, pues su etapa universitaria está a punto de acabarse. “No quiero terminarla y quedarme como: ¿y ahora qué hago?”. Esta es la razón por la cual está adentrándose en el mundo del marketing y pensando en proyectos nuevos que desarrollar.

Aunque a Keicy le ha costado amar su carrera y verse a sí misma como una economista, las cosas que ha arendido dentro de las aulas las valora enormemente. Eso sí, esta estudiante no se preocupa en negar que lo que más le ha llenado de su vida universitaria se encuentra en todas esas actividades que ha realizado fuera del salón: “creo que eso es lo que hace a la UCAB -y a los ucabistas- distintos”.