bool(false)

María Isabel Linares: disciplina, educación y amor por la academia

Andrés Madriz

Tiene solo CINCO semestres haciendo vida en la UCAB y esta estudiante ya tiene muchísimo que contar. Y es que María Isabel no ha perdido el tiempo y se ha dedicado a acumular experiencias extracurriculares. Su conocimiento no ha hecho sino expandirse, y sus herramientas no dejan de multiplicarse

María Isabel Linares está cursando el quinto semestre de Derecho. Pero esta estudiante nos demuestra que el tiempo no es excusa, pues ha formado parte de agrupaciones como Gabinete UCAB Sociedad de Debate UCAB.

Además, María ha asumido los roles de Coordinadora de Tutorías el pasado semestre y Directora General en el actual centro de estudiantes electo, siendo este último CREEMOS.

Disciplina, educación y academia

Cuando esta estudiante habla de lo que le impulsó a inmiscuirse en tantas actividades, sin dudarlo afirma ser fiel creyente de la disciplina, de la educación y de la academia. “Pero también creo que no puedes planificar todo en el mundo. Siempre tienes que ponerte a prueba y retarte. Pienso que las agrupaciones te dan esas habilidades que de otro modo no podrías obtener”, asegura.

Entre estas habilidades, María resalta la capacidad de improvisación, el trabajo bajo presión, y el manejo de múltiples actividades a la vez.


“Mientras más habilidades puedas adquirir para enfrentar el mundo real, más completo y más integral vas a ser… Y vas a estar preparado para resolver muchas más cosas en tu vida…”


Lo que no se puede negar, es que todas estas habilidades le han permitido no solo mejorar su vida académica, sino también la personal. María ha aprendido a organizar mejor su tiempo, y eso se lo agradece a todas esas actividades que realiza. “Creo que se llama multifuncionalidad. Y esa es mi meta en la vida, porque mi mamá es así y yo quiero ser como ella”.

Pero asumir estos roles no era parte del plan

Cuando hablamos de la experiencia de María en actividades similares antes de entrar a la UCAB, esta es prácticamente nula. Esta es quizás la razón por la que la estudiante no esperaba para nada lograr lo que ha logrado hasta ahora.

María estudió en La Guaira, y en su colegio no se impartían ese tipo de actividades extracurriculares. Poco a poco se fue acercando a estas agrupaciones, y aunque al principio el miedo decía presente, no tardó en agarrarle el gustico.

Quizás, el secreto de todo ha estado en la creación de hábitos y, sobre todo, en la organización. Al menos así lo resalta la estudiante de Derecho. “Yo no veo televisión. Literalmente. Durante el semestre, prendí el televisor 3 veces. Es un ejemplo para decirte que cuando yo tengo tiempo libre, lo uso para estudiar”, resalta.

¿Y el tiempo de ocio?

Obviamente, en la vida tampoco puede ser extremista. Por eso María también guarda un poco de su tiempo para compartir con sus amigos, familia y drenar el estrés. En La Guaira, ha tenido la suerte de vivir siempre frente a un club al cual asiste al menos una vez por semana. “Alguna veces con mi mamá, y bueno, yo creo que la playa es el mejor lugar para relajarse, para inspirarse… Y hasta para estudiar”.

María confiesa que a veces su familia se molesta un poco porque no les dedica tanto tiempo como les gustaría… Pero lo cierto es que esta guaireña está empeñada en hacer sentir orgullosos a quienes le rodean. “Yo intento hacerlos sentir orgullosos de mí. Hacerles comprender que lo que estoy haciendo sí me sirve para algo. Yo le muestro buenas calificaciones a mi mamá para que no se moleste. Si sacara malas notas, creo que le molestaría mucho no verme nunca…”.

Más allá de lo académico

Aunque ya vimos que María es una fanática de los estudios, la UCAB no solo le ha regalado experiencias relacionadas a ese ámbito. Desde el inicio, se ha visto motivada por los estudiantes de nuestra casa de estudio, muchos a los que ahora considera amigos.

De hecho, María estuvo a punto de estudiar en la Universidad Central de Venezuela. Justo cuando estaba cursando su quinto año de bachillerato, la escuela de Derecho de la UCAB realizó un modelos de juicio al que ella decidió asistir.

“Me enamoré del potencial y de las habilidades que vi en esos estudiantes. Empecé a motivarme. Yo quería estudiar Derecho. Yo quería pertenecer a todas esas agrupaciones. Quería formar parte de esta universidad y así fue. Hoy en día me siento super orgullosa de mi universidad”, narra la estudiante.

En definitiva, María se ha encargado de aprovechar cada oportunidad que se le ha presentado en el camino. Oportunidades que, para ella, llegaron gracias a La Católica: “Yo creo que la UCAB te presenta todas las oportunidades para que tú desarrolles tus habilidades de liderazgo, tu creatividad. Me encanta que mi universidad sea un agente de cambio cuando lo único que uno ve en el país son cosas malas”.

Eso sí, más allá de todo lo malo que se pueda escuchar o ver en la situación actual que atravesamos como país, esta estudiante está segura de que solo aprovechando las herramientas adecuadas, podremos ayudar a cambiar lo que nos rodea.

Por esta razón, en el futuro desea poder seguir uniéndose a nuevos grupos que le permitan seguir creciendo. “Quiero hacer muchísimas cosas más, como pertenecer a un Modelo de Naciones Unidas (MUN), a una agrupación jurídica o a algún voluntariado. Me hace falta hacer muchas cosas en la universidad… Y no sé si me dará tiempo -risas-“.