bool(false)

Rebeca Mora: “Lo que piensan que es una locura, puede ser la idea más brutal”

marianah

El paso por la universidad es algo que vas a recordar toda la vida. No sólo debes asistir para estudiar. Debes emprender, soñar y arriesgarte. Hacer cosas que dejen tu huella en el campus y te hagan crecer personalmente

Rebeca Mora tiene 22 años de edad y va por el quinto año de Psicología. Apasionada por conocer, aprender y valorar realidades, participó en el programa PAZando. También fue voluntaria en la Unidad de Psicología de Parque Social. Hoy día forma parte del equipo de Psicomóvil UCAB y es la creadora de Entre Módulos.

El inicio

Todo comenzó hace un año, en mayo de 2016 con su compañero de clase José Antonio Youssif. Ellos tenían la intención de rescatar la identidad del ucabista y su cotidianidad. Para ello, recogían las expresiones y comentarios que hacían los estudiantes en algún momento del día. Se apoyaron en “la gente anda diciendo”, basado en un proyecto argentino, e hicieron algunas modificaciones para adaptarlo al entorno estudiantil.


“Al principio el proyecto iba a durar dos meses, pero debido a la receptividad que tuvimos decidimos continuar. En el momento en que las personas comenzaron a enviarnos frases y fotos, supe que el objetivo se había logrado”


Con orgullo afirma que Entre Módulos es una de las mejores experiencias de su vida. Busca que cuando escuchen esas palabras, las personas se sientan identificadas. “Me ha permitido arriesgarme y emprender nuevos proyectos. Conocer a personas maravillosas y dar a conocer las vivencias del estudiante”.

Comenta que jamás esperó que el proyecto llegara tan lejos, pero “con empeño lo que menos creas lo puedes lograr”. “Cuando inicié Entre Módulos no me imaginé tener ni la mitad de éxito del que ahora tengo. La sensación de caminar por los pasillos y escuchar a personas hablando sobre el proyecto llena muchísimo“.

A la par con Entre Módulos, y decidida a vivir una experiencia inolvidable en la que pudiera aprender y aportar al país, optó por participar en el programa PAZando. Asegura que lo que más le llamó la atención fue la posibilidad de viajar y convivir con otras comunidades y realidades que muchas veces se pasan por alto.


“Las expectativas se quedan cortas cuando pasas una semana con personas que no conocías, en un lugar que no conocías. Te das cuenta que puedes transformar o generar felicidad en tan poco tiempo”


Con emoción recuerda los buenos momentos que vivió con el programa y afirma que si pudiera volvería a participar. “Recordar la experiencia me provoca regresar. Seguir aportando un granito de arena y aprendiendo de una cultura que es parte nuestra y desconocemos”.

Estas actividades significan un sinfín de emociones y aprendizajes para Rebeca. Al principio de la carrera solo se preocupaba por estudiar y por pasar las materias, hasta que un día se cuestionó sobre qué experiencia universitaria iba a recordar. Fue en ese momento cuando comenzó a buscar cosas que realmente le gustaran dentro del campus.

Así es como ha ido descubriendo; conociendo; emprendiendo proyectos; comprendiendo las realidades de otras personas y grupos sociales, la aplicabilidad de lo aprendido con su carrera y creciendo tanto personal como profesionalmente.


“La universidad te brinda muchas oportunidades, solo hay que encontrarlas y aprovecharlas. A través de todo esto contribuyes con el desarrollo de un país. Conoces una cultura. Generas momentos de alegría y aprendizaje”


La UCAB se convierte en una segunda casa para muchos jóvenes, por eso Rebeca invita a los estudiantes a que disfruten del tiempo que pasan dentro de ella. Que conozcan, que se diviertan, que emprendan y sueñen, que se arriesguen y busquen o propongan actividades: “Al final esto será lo que recuerdes cuando te gradúes”.


Lo que debes saber sobre el CityWallet


A la estudiante de Psicología también le encanta viajar, escuchar buena música. Es emprendedora y arriesgada. Siente la necesidad de aportar en medio de todo el caos que se vive. Busca construir y transformar para generar sonrisas. Sabe que todo ser humano debe asumir riesgos, muchas veces no se hacen las cosas por miedo, pero es necesario sacar provecho de esa experiencia. “Eso que piensan que es una locura, puede ser la idea más brutal del mundo”, concluyó Rebeca.