hjamarl002-min

Hjalmar Soler: «Cada vez más enamorado de la UCAB»

Antes de empezar, una aclaratoria: su nombre, por la manera en que suena, podría pensarse que es árabe, pero en realidad es de origen alemán. Él dice:

Toda mi vida ha sido una guerra para enseñarle a la gente cómo se pronuncia y escribe mi nombre. Aunque se escribe Hjalmar se pronuncia Yalmar.

¿Por qué escogiste la UCAB?

– Sentí que era, en este momento en que vive el país, la facultad de Derecho que me ofrecía más oportunidades; la UCV se caracteriza por ser una de las mejores, pero su calidad ha bajado. Si comparamos ambas facultades, la UCAB le lleva un tramo largo, a nivel de todo.


Marith Fernanda Rosales: «Esto es lo que quiero hacer el resto de mi vida»


Diversas agrupaciones

Cuando estuvo en bachillerato, su colegio no tenía ningún tipo de modelo de las Naciones Unidas. Pero un día, en una clase de Geología, la profesora les dijo: »vamos a cambiar un poco la modalidad de evaluación: vamos a hacer un modelo de las Naciones Unidas». A Hjalmar le llamó mucho la atención.

– Teníamos que venir todos con trajes y estudios sobre el país que nos tocaba, sobre el asunto que se estaba estudiando ese día. Eso llamó mucho mi atención y después de ese día quería participar en algún MUN, cuando estuviera en la universidad.

Por casualidad, en sus primeros semestres estudió con un compañero que era parte de la MOIT, y como típico estudiante de primer semestre se dejó enamorar.

Ganó en el segundo debate, junto a su compañera, un reconocimiento de la delegación sobresaliente: en ese entonces representaron a Tailandia. A pesar de que no tuvo la oportunidad de ganar el debate final, la experiencia que le dejó viajar a Guayana es uno de los mejores recuerdos que quedarán en su memoria. Participó en la octava edición del MOIT.

Estuvo como tutor y, aunque ahora no forma parte de él, se considera todo un MOITERO. Le debe mucho, debido a que esas capacidades que tenía ocultas como la oratoria, el desenvolverse en asambleas, pararse frente a una audiencia y hablarles, salieron a la luz: el MOI lo ayudó a romper esa barrera del miedo y la timidez. También le dejó compañeros, personas de otras carreras.

Actualmente está en una competencia de modelo de corte penal, que se llama Derecho Internacional Penal y Justicia Transicional  (DIPJT), con el profesor Carlos Briceño, que actualmente ganó con la delegación de derecho penal en Mexico. El año que viene representarán a Venezuela en Bogotá, Colombia el 19 de octubre.

En su tiempo libre

En segundo año, pertenecí al equipo de básquet de la UCV. Estuve desde segundo año hasta quinto, pero por diferentes motivos tuve que dejarlo. También en la primaria estuve en El Sistema de Orquestas de Venezuela hasta los 12 años, donde canté el himno nacional junto a Dudamel.

Comenzó a trabajar como beca trabajo frente a Cooperación Económica (DIDES), donde duró seis meses y ahora trabaja en la Biblioteca, en el centro cultural Guillermo Plaza, en el departamento de adquisiciones. También va al gimnasio para desestresarse un poco del ritmo de la carrera, trabajo, situación país, entre otros… Y a veces, le preguntan cómo hace para lidiar con todas esas cosas: él dice que todo depende de la organización de la propia persona y el saber aprovechar tu fin de semana.


José Humbria: «El debate construye la vía del conocimiento»


¿Qué te motiva a continuar en la UCAB?

Además de que ya voy a culminar mi carrera, quiero seguir haciendo grande a esta universidad, porque como ya lo ha demostrado, la Católica tiene nivel de sobra y mucho potencial.  Quiero seguir dejando ese escudo en alto, y si lo puedo hacer junto con la bandera de Venezuela al lado, mucho mejor.

La frase que lo identifica es perfecta con todo lo que nos relato sobre él y sobre la universidad:

»If you fight four your dreams, your dreams will fight for you».

 

 

 

           

 

crónica de un ingeiero

Crónicas de un Ingeniero: Día a día de un estudiante

Sale el sol y comienza la rutina: Neptalí despierta temprano, se levanta, se arregla, come su desayuno y prepara todo lo que necesitará en el día. Luego de ello, parte a la universidad.

Hoy entra a las 9:00 a.m., así que trata de llegar al menos 20 minutos antes para tener tiempo de ir con calma y repasar lo que ha visto en las clases anteriores. Sale de clases alrededor de la 1:00 p.m. y entonces tiene uno de los muy temidos huecos hasta las 4:00 p.m.

Algo que caracteriza a la mayor parte de Ingeniería, y yo no soy la excepción, es que los horarios son poco uniformes.

 Neptalí se toma entonces más o menos una hora para calentar la comida, almorzar y conversar con sus amigos. Luego de eso, pasa el resto de su tiempo libre estudiando y manteniendo sus materias al día, pero solo hasta las 4:00 p.m., cuando entra a clases nuevamente.

Al salir, a las 7:00 p.m., se va directo a casa y una vez allí, se baña, cena y se olvida de lo académico por dos horas aproximadamente, en lo que él llama “tiempo para mí”. Durante esas horas hace lo mismo que muchos de nosotros: ve videos en YouTube, habla por WhatsApp, le da like a los post de @VidaUCAB…

Antes de prepararse para dormir, Neptalí deja listo todo para el próximo día, tratando de aligerar un poco la carga de la mañana.


Dime dónde te sientas y te diré qué estudiante eres


Días de clase vs. Días libres

 Sabemos que ni siquiera los estudiantes de Ingeniería tienen clases de lunes a lunes, así que también es importante saber qué hacen en sus días libres, o más específicamente, qué hace Neptalí en esos días.

Si bien no tiene que ir a la universidad, igual tiende a pararse temprano (aunque no tanto), para aprovechar al máximo su día. Luego de desayunar, descansa un poco y se dedica a planificar cómo dividirá su tiempo en forma de objetivos diarios, los cuales suelen ser académicos, y los lleva a cabo, uno a uno, después del almuerzo.

Así es, hasta los fines de semana Neptalí destina gran parte de su tiempo al estudio y a su carrera.


Andrea Martínez: «El teatro como canal de creatividad»


¿Y las actividades extracurriculares?

 Viéndolo desde afuera, podemos pensar que estudiar Ingeniería se resume en tres palabras: estudiar, comer y dormir, en ese orden de prioridad. Sin embargo, Neptalí aclara que: aunque Ingeniería está marcada como una carrera que no le permite a la gente tener vida social, es totalmente falso”.

Neptalí particularmente no participa en actividades extra-cátedra, pero como hemos visto, sí tiene tiempo de ocio que usa para salir con sus amigos, descansar, ver películas y series… Además, explica que muchos de sus conocidos sí participan en actividades más allá de lo académico; depende por completo de la organización que cada persona tenga.

Para él, respetar el tiempo libre es igual de importante que cumplir con sus actividades académicas, por lo que se asegura de reservar momentos de descanso en su rutina diaria.

¿Y tú? ¿Te identificas con él o tus crónicas de un ingeniero son distintas?

 

Portada-profesores

Tipos de profesores

Existen varios “tipos” de profesores dentro de sus diferentes manifestaciones. Ya sea por sus características personales y hasta físicas, su forma de dar las clases, de evaluar o corregir, ningún profesor es distinto a otro. Por eso, como siempre, tras un arduo trabajo de investigación reporteril realizado por nuestro equipo, les traemos a los clásicos tipos de profesores dentro de la U. ¿Ya sabes en cuál encaja tu profe favorito?

El que idolatras

Este es el profesor que te hace sentir que tú también puedes ser profesor. El que te hace desear ser como él cuando seas grande. Es una persona cuyo conocimiento es abrumador, en el mejor sentido, porque es demasiado y te genera un sentimiento de admiración profunda. Incluso, sabe de cosas que no necesariamente tengan que ver con la materia que estés viendo con él o ella.

Pone ejemplos de todo, se sabe la teoría de memoria (casi que da clases sin diapositivas, y si las tiene, no las lee). No necesariamente tiene buena actitud o es el más pana -pero cuando esto ocurre se convierten en las profesoras o profesores perfectos-.

El pirata

Este es el profesor que no sabes cómo está ahí, ni por qué. Los que hacen que te falte como el aire, sí,  pero en este caso de la impotencia cada vez que asistes a sus clases.

Este tipo de docentes suelen ser indiferentes con todo y normalmente son «pasables». Aunque existe una variación bastante interesante en esta categoría. También están los que, además de ser piratas -sí porque no se conforman con eso-, son difíciles de pasar: caletreros.

Dicen que dan cosas que nunca mencionaron, son intensos con la asistencia, dan un montón de materia, libros, guías. Al final, o van todas para el parcial o no va prácticamente nada (bueno, al menos nada de lo que te estudiaste tú).


Clásicos: los panas de la Universidad


La/Él maestro (a) nato (a)

Estos son los profes que tienen una actitud de “acompañamiento” y un sentido maternal/paternal que forma parte de sus personalidades. Son los profesores que te hacen pensar “¡que cuchi es!”, -aunque no lo digas-.

Se dirige a sus alumnos en tono muy amable. Es paciente, comprensivo, explica, resuelve dudas oportunamente, responde los correos, se sabe los nombres de los alumnos y todo ese tipo de cosas. Son muy queridos por sus estudiantes con una gran facilidad -¿cómo no?- y ofrecen su ayuda y buena disposición dentro y fuera del aula.

Generalmente, de la fusión entre los que idolatras y los maestros natos nacen los padrinos de promoción más queridos y recordados.

El reparador

Con este tipo de profesores ocurre un fenómeno muy especial que veremos más adelante. No se sabe cómo pero las cuentas nunca dan y, al final, casi el 50% del salón va a reparar. Hacen el semestre/año eterno porque cuando todo el mundo ya salió de vacaciones tú sigues en la universidad “gracias” a él.

Bueno, a veces sí sabemos cómo: no hiciste un c0#! y te quedó la materia. Entonces no quieras venir a sumar puntos de donde no los hay a ver qué milagro ocurre. Con ellos hay dos escenarios: pasar o no (¡dah!).

Pasar: se puede dar de varias formas. Estudiando como un demente y aprendiéndote todo al pie de la letra y en efecto que el milagro ocurra. O te pasa… Sí, porque resulta ser de los pura bulla que te hace vivir trauma y al final te pasa, sí, te pasa, tú no pasas.

No pasar: ni que venga papá Dios pasas, y ya… Listo. Porque 9,4 es 9, y punto.

El intenso

Estos profesores están atentos hasta del paso de una mosca en su clase. Son extremadamente estrictos con la hora de entrada y de salida. No dejan entrar tarde o después de la hora establecida por ellos (ah, pero se extienden casi hasta la siguiente clase). Pareciera que vinieran con un reloj incorporado.

Pasan lista, la gente pierde su materia por inasistencia, hacen evaluaciones en clase que no se recuperan. A veces estas son sorpresa, por si “casualmente” no fue mucha gente ese día. Se obstinan si entran y salen de clases a cada rato porque “me distraen, distraen a sus compañeros y se distraen ustedes mismos”.

Si te ven con el teléfono puedes desatar su ira de intens@. Si quizá no recuerda todos los nombres, sí tiene muy presente todas las caras. “Claro cómo va a saber de qué estamos hablando Ramírez si usted no vino la semana pasada y de paso le faltan dos talleres”.


Lo bueno, lo bonito y lo feo de la Feria


El tumba birrete

Ellos no deberían existir entre los profesores… Pero, malas noticias, sí existen. Son los que tienen la fama de impasables y una  fijación con raspar a los alumnos a toda costa. Primos hermanos del reparador, padres del intenso, pero únicos en su categoría: son terribles de una manera especial.

Se ganan este nombre porque cuando tocan en décimo semestre o quinto año de la carrera pues… A más de uno se han encargado de tumbarle el birrete.

El pana

Estos profes son ¡lo máximo! Son como esos tíos chéveres de la familia. No tiene que ver solo con lo académico, es decir, pueden saber mucho o poco, dar clases magistrales, tener mucha experiencia en la docencia o no.

Son los profesores con los que vacilas un montón. De los que te provoca invitar a las rumbas o a compartir unas birras (de hecho, los invitan, y resulta genial).

Bueno, seguramente nos quedamos cortos, pero es que si no sería infinito de escribir. ¡Es que hay muchos! ¿Cuáles fusionarías o agregarías tú para crear nuevos tipos de profesores?

Escrito por Violeta Odreman.

5FOTOGRAFOS

5 cuentas de fotógrafos ucabistas que debes seguir

¿A quién no le gusta admirar una foto? Haciéndolo podemos descolocarnos, viajar, imaginar, soñar, recordar, y volver a sentir. Y es que la fotografía es un arte que a todos nos gusta.

Además, en esta era High-Tech, incluso para aquellos que nunca han tenido una cámara en sus manos resulta una práctica que no es totalmente ajena. Seamos sinceros, hoy hasta el más “dark”  va con su teléfono celular tomando fotos de todo y a todo.

Pero lo cierto es que hay que reconocer que algunos tienen mejor mano que otros para esta actividad. Aquellos quienes han encontrado en la fotografía una pasión y un oficio soñado. Por eso en esta ocasión queremos mostrarte 5 cuentas de fotógrafos ucabistas para que llenes tu feed de buen contenido y mucho talento

1- Killa Pardi (@KikiPardi)

En su cuenta encontrarás fotografías  de tipo foto-documentales, de moda, bookings, y sus trabajos personales. Ella busca transmitir la realidad y la belleza, sí, pero entendidas de una forma artística, profunda y única.

A Killa, desde niña le encanta la fotografía. Nunca le ha faltado una cámara en sus manos, y siempre le ha tomado fotos a todo cuanto encuentre a su paso. ¡Ama tener fotos de todo!

2- Joshua Aegüello (@Srbalder)

Argüello comenzó en la fotografía “por un tema de curiosidad” y con un toque de subestimación, tal y como lo asegura él mismo. Pues no tenía consciencia de todo lo que estaba detrás, de lo que implicaba y significaba. Con el paso del tiempo, fue acercándose más a lo que se convertiría en lo que según él “dota de sentido a su vida”.

Este valiente muchacho concibe el “yo” como “el mundo” y a esto llama “egoísmo inteligente”. “Si ayudo a otro me beneficio yo, a fin de cuentas. También lo entiendo como un deber profesional”. Joshua considera a la fotografía como su forma de ayudar y expresar. En su perfil de Instagram encuentras muchas fotos de las protestas y, sin duda, predomina el estilo de fotografía callejera.

A pesar de que le parece un poco pretencioso llamarse a sí mismo “fotógrafo” ha ganado dos premios: ¿Qué significa ser caraqueño? (Premio a la valentía moral, segundo lugar y un curso en el taller de Roberto Mata) . Y: “Caracas querer a quien no me quiere” (primer lugar, aunque nunca le entregaron su premio a pesar de que fue a reclamarlo ¿pueden creerlo?).

3- David Jaimes (@davidjaimesphoto)

El primer acercamiento a la fotografía de David, quien a sus 22 años cursa ya el décimo semestre en Comunicación Social, fue como asistente de un fotógrafo: Pablo Díaz, quien posteriormente se convirtió en su tutor, y en quien lo lanzó “a la jaula de los leones”.

Actualmente pretende especializarse en fotografía publicitaria y le apasiona el área de la foto moda. Y, aunque David es un chico jovial, carismático y alegre cuando entras a su cuenta de Instagram aprecias cómo en sus fotos predomina el color negro, la ausencia de luz, las líneas y sombras fuertes.

Con sus fotos desea comunicar lo bello, atractivo y provocativo que pueden ser las cosas a través de una fotografía (Sí, David es todo un intense boy).


5 Ucabistas que lo lograron en la vida


4- Fabricio Martin (@fabmrtn)

Desde que en su carrera empezó a tratar el tema de la fotografía de forma más técnica, supo que le interesaba. Así, atendió ese llamado y comenzó a tomar cursos en la escuela Fotoarte lo que le permitió entender  más allá de “cómo tomar una buena foto”, para qué tomarla.

Seguidor fiel de que una foto debe tener algo detrás, más allá de ser una simple foto y ya, busca transmitir esa idea a través de su cuenta. Y  pretende lograrlo alejándose de la “percepción de perfección”.  Justo por eso busca fotos “imperfectas”. Así es como él se comunica.

Quiere experimentar con sus conocimientos para transmitir que: “muchas veces lo imperfecto, lo simple, lo común, e incluso lo oscuro y lo no necesariamente “bello” pueden alcanzar grandes sentidos y nuevos mensajes. Encontrando en la cotidianidad cosas especiales”.

5- Gustavo Vera (@gustavoavfc)

La primera vez que este futuro Audiovisualista de 22 años se acercó a una cámara fotográfica fue motivado por su padre. En sus comienzos fue bastante intuitivo. Sin embargo, de esto hace ya, aproximadamente, 4 años.

Conforme fue pasando el tiempo él se fue enamorando de su cámara. Y cuando Vera entró a la UCAB le fue imprimiendo una “conciencia técnica”, como él mismo le llama, a lo que podía hacer con esta herramienta. Le interesa la fotografía documental y el fotoperiodismo y busca hacer una especie de “simbiosis” entre ambas.

Cuando entras a su cuenta de Instagram te encuentras con muchas fotos de las protestas. Sin embargo, su trabajo va mucho más allá. Él sabe darle la importancia que merecen sus trabajos personales. Por esto, a pesar de ver a Instagram como un posible medio de difusión, no es su canal favorito para compartir todas sus fotografías.

Si bien este artículo se trata sobre cuentas de Instagram de fotógrafos ucabistas, conversando con estos muchachos, alcanzamos una reflexión bastante interesante. “Hay fotos para redes y hay fotos para los trabajos personales” (Vera).

En ese sentido, te invitamos a que no te quedes solo con lo que consigas en sus perfiles, estos chicos, la verdad, tienen mucho más. Más que ofrecer, comunicar y mostrar.

Si te gustan sus estilos, sus fotos, y, la calidad de sus trabajos, te invitamos a que -además de seguirlos- te intereses por su arte y conozcas de cerca cómo se han sido sus motivaciones, historias, proyectos y procesos que los llevaron a estar detrás del lente.

aiesec-01

Los planes de AIESEC para el próximo periodo académico

La actual Local Committe President (LCP) de AIESEC en la UCAB es Ayimileth Ocampo, mejor conocida como Ayimi. Ella estudia actualmente sexto semestre de Relaciones Industriales y nos contó sobre cómo ha sido la actual gestión y cómo quieren seguirla proyectando en el nuevo periodo académico que se avecina.

Para empezar, esta gestión que comenzó a principios de febrero trató de darle seguimiento a la gestión pasada con el fin de continuar con el legado de la Executive Board Magis o EB Magis. Esto en cuanto a clima organizacional y cultura interna.

Manteniendo este orden de la gestión pasada, e involucrando más esfuerzo y trabajo en equipo, se logró que el comité se posicionara como uno de los mejores en Venezuela. Con esto se logró un reconocimiento internacional: el comité ocupó las principales posiciones en en el ranking de Las Américas, el cual evalúa la cantidad de intercambios entrantes y salientes.

Seguir sumando

Para el nuevo periodo se pretende seguir sumando intercambistas, no solo de ucabistas que quieran hacer pasantías o voluntariado en otros países sino de jóvenes alrededor del mundo que quieran vivir la experiencia acá en Venezuela. Además, se quiere que el comité de la UCAB siga siendo un referente en el país y a nivel internacional a través de los intercambios que se susciten de manera exitosa.

“En julio nos llega una chica mexicana, y en agosto otra de Bélgica a hacer un proyecto de voluntariado. Para agosto llega una austriaca y a finales de año llegan aproximadamente 10 mexicanos. A esto se suma un chico de Panamá y en enero un argentino”, explicó Ayimi al hablar sobre las experiencias internacionales que se aproximan.

Alessandra Matos, la actual LCVP, comenta que desde el área de intercambios lo que se pretende seguir impulsando en septiembre son nuevas alianzas que permitan a los jóvenes tener más oportunidades en diferentes países. “Con estas nuevas alianzas tendremos la oportunidad de que los venezolanos implementen sus conocimientos en empresas internacionales, siendo embajadores del país y dejando en alto el talento que Venezuela exporta”, asegura.


Siete Agrupaciones Juveniles para hacer vida dentro de la UCAB


¡Sorpresa!

Por otra parte, se tiene pensado hacer un evento sorpresa en el campus que aún se está gestando, pero que tiene toda la pinta de ser un éxito. Además, hay un congreso internacional que será realizado en Ecuador en el mes de septiembre. Allí, la anterior LCP, Diveana Rodríguez, viajará como parte del comité organizador en compañía del actual Vicepresidente de Finanzas de AIESEC en UCAB, Marcel Hernández.

En septiembre también comenzará el proceso de aplicaciones para la nueva gestión del comité para el año entrante y desde ya se está preparando este proceso para elegir a todos los miembros de la junta directiva.

Si quieres formar parte de la ONG de jóvenes más grande del mundo el año académico entrante o, por el contrario, deseas realizar pasantías o voluntariado en otro país, no dudes en acercarte a Módulo 2 Piso 2 a las oficinas de AIESEC para que te orienten en cómo puedes postularte. ¡Anímate!

Escrito por Erick García.

clásicos panas

Clásicos: los panas de la Universidad

Dentro de la universidad siempre encontramos personas particulares… Mejor dicho, muchos “perfiles” de los típicos panas con los que podemos convivir en este campus. Y aunque no nos gustan mucho los estereotipos, hicimos la tarea y te mostraremos una lista.

Así que, sin más que agregar, aquí te mostramos algunos patrones en los que coinciden los ucabistas cuando hablamos de los tipos de amigos. Eso sí, recuerda leer con tono de narración documental –con acento español- de Nathional Geographic Wild.

El Papi Rela

Este individuo sería aquel que se la pasa en feria, y es de semestres avanzados, o bueno, no necesariamente, sería mejor decir: de edad avanzada. Además sus “presas” favoritas son las chamas del ciclo básico.

Es una especie de “macho alfa” dentro de su manada. Incluso se les puede identificar porque se sientan en las baranditas de feria como si fueran un trono. Y todo se lo toman “rela”. Chill, bro.

Sifri Surf Pavo(a)

Este amigo (o amiga, en su versión femenina) forma indiscutiblemente parte de la manada del Papi Suave. Incluso suelen ser mejores amigos y tienen una relación simbiótica. Solo que este cuenta con otras características: es el que rumbea un poco más, va a la playa a surfear, fuma y es super farandulero (súper, en serio).

El/ La Magis

Son nuestros panas que viven su vida universitaria muy intensamente. Sumamente aplicados. Sus carreras no les bastan para sentir que están aprovechando al máximo su juventud en conjunción con su tiempo y capacidad intelectual. Son aplicados, muy inteligentes y estudiosos.

Pertenecen a cuántas agrupaciones, modelos, voluntariados y actividades extracurriculares les de espacio su agenda para organizarse.

El/La inteligente pero también echador(a) de broma

¡Esta especie representa el perfecto equilibrio dentro de este ecosistema! Sabe perfectamente cómo sostener un balance entre sus responsabilidades académicas y su vida social. Suelen ser personas muy ecuánimes y relajadas, sin rayar en el “dejo” con sus actividades universitarias.

Su grupo se siente a gusto con él/ella, rumbea pero no todos los fines de semana, prefieren las reu “tipo tranquilas”, tienen tiempo para hacer otras cosas y van al día con sus materias.


Relatos del Pide Cola, la historia detrás del cartel


El/La “no puedo tengo que trabajar”

Estos chicos y chicas son admirables por su empuje y carácter independiente. Y, cómo no, la verdad es que muchos saben llevar muy bien ambas realidades (su vida en la uni, más sus compromisos laborales) ya que algunos están muy bien organizados.

Otros, la verdad, como que olvidan que también están estudiando. Tienden a ser los que dejan todo para lo último y en los trabajos grupales brillan por su ausencia.

El/La que vive lejos

Aunque no lo crean son una parte muy representativa de esta población. Bien sea porque viven en sitios como La Guaira, San Antonio, Guarenas, al oootro lado de la ciudad o en otros sitios por el estilo.

Son aquellos que se tardan mucho en llegar a sus hogares y hacen largas travesías para ello. Si son del interior y viven en residencias, suelen irse a sus tierras los fines de semana y en vacaciones. Sí, son los «no puedo ir a esa reu si no me quedo».

El/La siempre “ACT-ivo”

Esta clase de panas rumbean siempre, todos los fines de semana. En discotecas, en reuniones, o en la playa. Rumbean porque hay puente, porque es feriado, por el día del árbol, porque pasaron, porque rasparon, porque sí y porque no. ¡Siempre es momento de rumbear!

Algunas características: llegan directo de la rumba a la clase/examen. Y, si hay chance, ellos mismos prenden la rumba al salir arrastrando consigo a todos los compañeros que encuentren dispuestos a su paso. Si no, igual se van y en los “points” hacen amigos nuevos.

Dentro de este grupo existe una variación producto de una deformación genética en sus especímenes: los agarrados. Van para todos lados, beben de todo el mundo, disponen de carro y casa ajena, pero no ponen ni medio. Son los mismos a quienes terminas “metiendo en el trabajo”.


Relatos en el punto de venta


El que estudia y no pasa… Y el que no estudió y pasó

Existen dos especímenes enfrentados entre sí dentro de este ambiente ucabista desde tiempos inmemoriales: los que no estudian y pasan Vs. Los que estudian y no pasan. Estos panas puede que sean tus panas, pero no son panas entre sí. Generalmente los que estudian y no pasan odian a morir a los que no estudian y pasan, y mientras sea posible evitarán que respiren su mismo aire.

Nota sobre estos últimos: procurar no juntarlos. Es posible que en un encuentro, los que no estudian y pasan hagan alarde de su “buena suerte”. Los que estudian y no pasan les sacarán en cara cuántas veces los pillaron copiándose del teléfono, aseverando que “así todo es una mantequilla”.  (Será inevitable el enfrentamiento).

El/La Cupido

Este es el/la Cupido del grupo. Se hace amigo(a) entrañable de todos. Todos los quieren, al punto de llegar a resultar demasiado buenos y “adorables”. Tanto, que se vuelven alguien “no considerable” como partido. Permanecen sin relación estable alguna.

Eso sí, son los que pichan, cuadran, presentan, y recomiendan a todos entre todos. Es como el/la casamentero (a) pues.

El/La súper pana

Le dedicamos unas líneas a esos compañeros que siempre son amigables y amables con todos y en todo. Dentro de este grupo están los que son súper solidarios. Llevan mejor que nadie el lema de: “en todo amar y servir”.

Ponen su casa para las reuniones, comparte su comida, te presta plata para el pasaje o comer si no tienes, te da la cola. Conoces a sus papás. Siempre dispuestos a ayudar, a alegrar el día de otros, y con muy buena actitud todo el tiempo. Cero competitivos, excelentes compañeros de clase y amigos incondicionales.

El/La que se lo tragan los jardines

Este es el bien llamado estudiante de grama. No sabemos cómo pasan -los que pasan-, lo cierto es que siempre será mil veces más probable que te los encuentres en los jardines que en un pupitre dentro de un salón de clases. En su defecto, se mimetizan y comparten hábitat con los: estudiantes de módulos.

Los bibliotecarios

Estos panas viven en la biblioteca. Ya sea para leer por hobbie o para “adelantar”. En lugar de “perder el tiempo” prefieren invertirlo de la mejor manera. Se dan la mano con los que no salen de los laboratorios. Son unidos por una especie de parentesco simbólico.

Además, en este grupo suelen estar presentes chicos con rasgos muy marcados de tipo filosófico, cultural, saben de letras, literatura y demás. Altamente reflexivos y llenos de conocimientos. Es todo un gusto sostener una profunda conversación con ellos.

Lo cierto es que no importa a qué grupo pertenezcas. Lo verdaderamente importante es que dentro de nuestra universidad encontramos a gente muy diversa, chévere y con características únicas, pero siempre con ese hermoso sello ucabista que nos distingue y hace que nos podamos reconocer dentro y fuera del campus. ¿Y tú cuál crees que eres? Y, ¿qué otro perfil agregarías?

Escrito por Violeta Odreman.

IMG_0158-min (1)

Manual de supervivencia para tu cervezada

Como todos saben, la cervezada es un evento único que se realiza en nuestra universidad para todos aquellos estudiantes que culminaron su carga académica y solo están a la espera del acto de grado. Sí, claro, como si no hay que entregar tesis y demás.

Pero bueno, para no hacer la cosa tan larga vamos a darte una serie de consejos prácticos para el antes, durante y después de este esperado evento. Sí, seguimos en nuestro afán por hacerte la vida más sencilla -recuerda que somos un amor-. ¡Empezamos!

Lo que debes tomar en cuenta antes

1. Por favor, lleva tu carnet:

Sabemos que puede tornarse un tema fastidioso, pero a estas alturas de la carrera hay personas que no tienen su tarjeta TAI. Really?

Cuando perdemos el carnet lo primero que pensamos es en todo aquel tema de ir y sacar uno nuevo: ir a caja, a secretaría, que no era en caja sino en el banco, que la foto, y pare usted de contar. Ante todo esto te pedimos que no desistas, aún estás a tiempo de sacar este requisito indispensable para que vivas uno de los momentos más icónicos de la carrera.

2. Asegúrate de que te llegue la invitación:

Para este día, ya hay personas a las que les ha llegado la invitación y a otras que no. Todo esto depende netamente de la Escuela a la que pertenezcas. Esta instancia es la que se encarga de enviar la lista de graduandos al comité organizador de la cervezada. Según tenemos entendido, hay una lista en la entrada en la que deberás identificarte para poder acceder a las canchas. Si no estás… Pues ya sabemos el resto.

3. Prepara el money:

Cuando éramos felices y no lo sabíamos, una cerveza podía ser lo más barato para beber. Sin embargo, todos sabemos que ahora es un lujo que puede escaparse de nuestros bolsillos. Por eso, como información oficial, se sabe ya que el precio será de Bs. 770.000 por cada cerveza. Si son de esos cerveceros a los que les gusta tomar cerveza como agua, ya lo saben. Ah, y para su felicidad habrá punto de venta.


Lo bueno, lo bonito y lo feo de estudiar en Venezuela


4. Llega temprano:

El evento comienza a las 11 am y termina a las 3 pm. Si quieres disfrutar al máximo de esta experiencia procura llegar a tiempo. Recuerda que esta probablemente sea una de las pocas veces en las que podrás compartir con todo tu grupo de amigos.

5. Lleva con orgullo la camisa de tu promo:

Por muy calurosa, incómoda, fea o rústica que sea, este es el momento perfecto para ponerte la camisa de tu promoción. Es icónico que todos los estudiantes utilicen su camisa así que no la olvides. Ah, y también lleva zapatos deportivos y cómodos.

¡Durante tu cervezada!

1. No pases pena, please:

Puede que estés muy emocionado porque te vas a graduar y estás con tus amigos y ajá… Pero recuerda que es un evento para tripear y pasarla chévere. En ese sentido, por favor sé prudente y trata de que sea un momento que recuerdes de una buena manera y no como “la cervezada donde me volví m&%$#».

2. Recuerda la bajadita de canchas:

A propósito de no pasar pena, recuerda no emborracharte y menos con cervezas. Cuando termine el evento, recuerda que hay una bajadita bien intensa que creemos, en estado de ebriedad, no sería nada linda de bajar.

3. Olvida el pasado y disfruta el presente:

La universidad puede ser el lugar donde vives las mejores experiencias y otras no tan buenas. Si por casualidad te encuentras con alguien que no sea del todo “panita”, déjalo ir. No es el momento ni el lugar para arruinar la celebración.

4. No te desesperes si la cola está larga:

Normalmente la cervezada de julio tiene muchísima gente y, así como tú, ellos también quieren comprar sus birras. Probablemente la cola sea bastante larga. Es aquí donde volvemos a uno de los puntos anteriores y reiteramos que llegues temprano ese día.

No sabemos si los puntos de venta estarán lentos o rápidos así que mejor relájate y llévate a un pana que también vaya a comprar cervezas para que la estancia en la cola sea amena.

5. Haz una vaca entre tu grupo:

Para que todo tu grupo y tú salgan del pago de las birras de una vez, te recomendamos hacer una lista de cuántas cervezas comprarán cada uno y transferirlo a la cuenta de una sola persona. Con esto evitarán ir a cada rato a hacer la cola para comprar las cervezas.


Tips para sobresalir estudiando letras


Ahora sí… ¿Y después qué?

1. Continúa la celebración:

Sí, concordamos contigo en que la hora de finalización de la cervezada es muy temprano y nuestros cuerpos jóvenes nos exigen más. Así que te recomendamos desde ahorita ir planificando la próxima parada para seguir disfrutando con tus amigos. ¡Sí, la post-cervezada!

2. Come pana, come:

Si tu plan es seguir hasta la noche o el día siguiente, es importante que al menos un asquerosito te comas. Ok, quizá no sea lo más sano, pero al menos unas empanadas o tequeños en el cafetín debes comer. Sí, este es nuestro consejo de madre.

3. Sigue en contacto con tu universidad y tus amigos:

Después del día de la cervezada, la entrega de tu tesis y todo lo que tengas pendiente, no dejes de seguir en contacto con la universidad en la que te formaste por al menos 5 años. Recuerda que un ucabista será ucabista por siempre. Tampoco te olvides de tus amigos, quienes durante 5 años estuvieron contigo en las verdes y las maduras.

Esperamos que pongas en práctica todos estos consejos que te damos para el día de tu cervezada. Disfruta este día único al máximo y… Por cierto, sé un buen pana y pásale este artículo a tus amigos, ellos también te lo agradecerán.

Escrito por Erick García.

MOPEP

Conoce MOPEP: qué, por qué y para qué

El Modelo de Simulación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (MOPEP) es un programa que es llevado a cabo por la Escuela de Economía y que nace como respuesta a una problemática de hace más de 9 años en la que la deserción y las bajas calificaciones eran muy notorias en los estudiantes del primer año de la carrera.

¿Qué busca?

A través del MOPEP se quiere que el estudiante de los primeros semestres de la carrera se pueda involucrar más en el ámbito económico con una actividad extracurricular basado en el modelo de la OPEP. En este, los 14 países miembros buscan coordinar y unificar las políticas petroleras.

El objetivo: garantizar unos precios justos y estables para los productores de petróleo, el abastecimiento eficiente, económico y regular de petróleo a los países consumidores y un rendimiento justo del capital de los inversores.

¿Cómo funciona?

Una vez elegidos todos los delegados, las formaciones comienzan con una serie de ponentes y charlas relacionadas con petróleo, la OPEP, economía petrolera, el petróleo de Venezuela y diferentes temas concernientes al crudo con base en la teoría económica aplicada al mercado petrolero.

David Da Silva, coordinador académico de la Escuela de Economía señala que “este modelo sirve también para refrescar la memoria, ya que la mayoría de los participantes han cursado materias que son claves en este modelo y, para los que no, se les da un acercamiento”.


Memoria y cuenta de la Representación Estudiantil: Economía


MOPEP en la comunidad

Este modelo ha buscado trascender y replicarse en otras universidades y la comunidad adyacente a la universidad. Laura Diacich, coordinadora del servicio comunitario y voluntariado expresó que “actualmente, se han hecho dos MOPEP con los estudiantes de las comunidades de Antímano y La Vega, en el cual los adolescentes reciben formación en herramientas de negociación, oratoria y resolución de conflictos”.

La dinámica para participar es a través de una prueba de admisión, luego una entrevista y finalmente la selección. Por los momentos el proceso se encuentra cerrado, pero aproximadamente en febrero del 2019 comenzarán las postulaciones para el modelo de año que viene, cuyo inicio es es normalmente a principios del segundo periodo académico.

Este modelo está diseñado principalmente para que participen estudiantes de hasta cuarto semestre de la carrera. Sin embargo, aquellos estudiantes de quinto semestre en adelante que deseen participar pueden hacerlo bajo la figura de tutores.

Así que si estudias economía y quieres adquirir herramientas muy útiles e innovadoras, no dejes de seguirlos en redes sociales a través de @mopep_ucab y mantente atento a las fechas de la prueba de selección.

Ari01-min

Ariannaly Pea: cómo ser adorable y no morir en el intento

Ariannaly Pea podría ser la integrante más cuchi de nuestro equipo. Está en CineClub desde que estaba en tercer semestre, donde funge como coordinadora general y secretaria general de Christian. También es coordinadora general de Artistas UCAB. Allí, Ari pertenece desde que esta agrupación se fundó, hace un año y medio aproximadamente. Todos le decimos Ari y actualmente tiene un proyecto personal para aprenderse la jerga de la juventud.

Desde que era muy pequeña, Ari era una niña hiperactiva y torpe, curiosa y exploradora, descuidada e intuitiva ante el mundo. Y, de una manera u otra, eso se ha mantenido a lo largo de su vida, excepto con algunas pequeñas cosas, como la fotografía.


“Te has dado cuenta de que cuando miras al cielo, tardas un momento en ajustarte a luz, o hay un momento en que te choca y después… Es esa sensación. Eso me pasa  con la fotografía, me pasa con los libros”…


Higuerote o su primer encuentro con la fotografía

“La fotografía fue la primera cosa en la que me detuve”, asegura Ari. Tenía como 12 años, y estaba en la playa con su familia. Su hermana, sin querer, dejó su cámara semiprofesional en una de las mesas en las que estaban sentados. Ella vio esa cosa novedosa y la tuvo que agarrar. Tomó la cámara y empezó a tomar fotos. Salió muy oscura, aunque no tenía idea de por qué.

Entonces empezó a jugar con los botones de la cámara. Iba identificando para qué servía cada uno. Y es que esto la ha caracterizado siempre: apenas tiene algo y no sabe cómo funciona, probablemente lo va a descubrir. Mitad por intuición, mitad por terquedad, no iba a parar hasta descubrir cómo funcionaba esa cámara.

Las fotos iban cambiando. Salían claras, más oscuras, movidas o feas. En un momento salían todas verdes o todas azules, y ella solo pensaba ¿Qué es esto?

Después de unas 4 o 5 horas haciendo lo mismo, echada encima de una mesa en Higuerote, entendió qué era lo que tenía que hacer y para qué servía cada botón. Allí se propuso una misión inmediata: quería una foto de un pajarito volando. Así, se quedó acostada con la cámara en su ojo aplastándole la cara, esperando pacientemente a que pasara un pájaro. «De memoria, es la primera vez que yo me quedé calmada esperando algo».

Tropezó así con una pasión por encontrar cosas nuevas. Con un refugio ante las angustias de la vida. Encontró el momento en el que los sensores de su ojo descubren la luz y se adaptan a ella. Ese click, como cuando lee un libro y se olvida del mundo difícil que la rodea.


Juan Jiménez: un largo etcétera de experiencias


Spotlight

 Algo curioso es que Ari odiaba la idea de tener esta entrevista. Se puso muy nerviosa y ansiosa. Y es que nunca le ha gustado estar en el centro, estar en el foco de luz de una situación.

«Tú me pones a mi frente a una cámara y me voy a quebrar. Pero me das la cámara y es como si viera otro abanico de posibilidades. Posibilidades que puedo explotar más allá de estar parada al frente», asegura sin titubear nuestra super community.

Vida Universitaria

«Tengo ocho semestres en la carrera y siento que me perdí de muchísimo… Desde lo más visiblemente irrelevante como salir y tomarse unas birras con unos panas», explica Ari. Cosas que le hubiese gustado vivir, cosas que le hubiese gustado decirle a la Ari de primer semestre.

Cosas importantes. Como que no tuviera miedo, que se postulara a lo que quisiera, que la vida universitaria tiene muchas cosas para que ella las use y las explote. Están ahí a la mano, solo tienes que estirarte y agarrarlas. Que se lanzara y cometiera errores. Que aprendiera de ellos y creciera aún más. Poco a poco, intentando, fallando y creciendo, para cada día tener más experiencias y hacerlo cada vez mejor.

«Yo siento que necesito hacer algo en la universidad. Necesito sentir y saber que no desperdicié el tiempo. Que aproveché mi universidad. Que no vine y solo estudié y me fui». Ari sabe que en esta situación país es difícil separar todas las esferas de nuestra vida, dejando que algunas envenenen a las demás.

Asimismo, siente que no hay nada más desagradable que saber que se ha perdido el tiempo por decisión propia, por capricho, por regodearse en el dolor propio y en la comodidad. «El  país nos pondrá todas las trabas que nos quiera poner. Queda de ti ver cómo resuelves y cómo conviertes esto en algo más. Si no, ganaron ellos», afirma.


Nathasha Contreras, más que una cara seria


Ahora sí, VidaUCAB

«Cuando trabajas con agrupaciones culturales, lo único que te mueve es la pasión por lo que estás haciendo». Entró en VidaUCAB en marzo de este año por servicio comunitario, pero después de un tiempo, se quedaría con el equipo sin dudarlo.

Cuando llegó a VidaUCAB no sabía quiénes éramos. Así que decidió leer todos los post que se habían publicado. Le pareció tan divertida y genial la idea y la dinámica de la página, que le encantaba sentir que estaba ayudando.

Ari siente tanta responsabilidad por lo que hace que también leyó la mayor cantidad de historias de vida, para reconocer el lenguaje de cada reportero. No es casualidad que cada caption que se coloca en instagram sea dedicado a cada escritor, dándole un poco de cariño a cada uno.

Se lleva un gran sentido de pertenencia y una preocupación. Y es que a VidaUCAB le hace falta atraer gente, así como hacerle un seguimiento a las personas que entran para que puedan sentirse integradas. «Solo así los que ya tenemos un tiempo en el equipo y estamos a punto de graduarnos podemos ir capacitando a aquellas personas entregadas a la vida universitaria que quieran ser parte de nuestro equipo», concluye.

Escrito por José Youssif.

BUENO BONITO Y FEO DE VIDA UCAB

Lo bueno, lo bonito y lo feo de VidaUCAB

Decidimos preguntarle a varios estudiantes sus percepciones sobre aquello que considerarían lo bueno, lo bonito y lo feo de esta inciativa hecha por y para estudiantes. Tanto para quienes consumen nuestro contenido desde afuera, como para aquellos para quienes VidaUCAB se ha convertido en un lugar de trabajo. ¡Arrancamos!

Lo bueno

VidaUCAB, para muchas de las personas entrevistadas, representa un espacio para poder hablar libremente y con confianza de la UCAB… De lo que representa para todos, lo que nos gusta y lo que no.


“Lo bueno de VidaUCAB es que es un espacio en el cual puedes ser todo lo intenso y gallo que quieras ser. Además, puedes discutir sobre procesos internos de la universidad, por qué son así o cómo mejorarlos”… José Youssif, miembro del equipo.


Otra cosa buena puede ser que, al participar en el equipo, estás aportando algo a nuestra Alma Máter haciendo algo que te guste. Así lo asegura Hillary Frontado, quien formó parte del equipo de reporteros hasta hace unos meses. “Me ayudó y creo que lo hizo con todos los redactores que estudiamos Comunicación Social, a practicar un poco más lo que es la carrera e irnos fogueando para el momento de graduarnos y ejercer”, afirma.

Además, Hillary indicó que lo bonito es que todas las personas que trabajan por VidaUCAB lo hacen porque quieren la universidad  y eso se siente.

Por otro lado, Adriana Toro, creativa dentro del equipo de VidaUCAB nos dijo que considera que lo bonito es que es un espacio que permite conocer personas de distintas carreras y ver que tenemos algo en común, más allá del Magis.


Lo bueno, lo bonito y lo feo de Solarium


Lo bonito de VidaUCAB

Ariannid Rivas, estudiante de Sociología, piensa que lo bonito es que “es un espacio colorido cercano a los estudiantes. Tiene jocosidad y en términos generales es divertido seguirlos”. Igualmente, como una característica positiva resaltó que generamos contenido informativo para las cosas que se dan en el campus universitario.

Por su parte, Youssif identifica como algo bonito el espacio: la oficina de DIDES. «Junto con la terraza y el salón de reuniones, le dan un toque particularmente hogareño y familiar al estar ahí, que no suele sentirse con respecto a otros espacios institucionales. Este es un espacio que te invita a sentarte y quedarte”.


“Me permite conectarme con la realidad ucabista. Con ser agentes de cambio, así sea chiquitico. Que yo pueda, el día de mañana, reconocer a mis compañeros. Crea una comunidad, una microfamilia en la que todos sufrimos lo mismo, pasamos por lo mismo y todos estamos enamorados de la UCAB, quizá por diferentes razones,  pero compartimos ese amor”… Ariannaly Pea


Ariannaly Pea, estudiante y también perteneciente al equipo, asegura que una de las cosas más bonitas es el desarrollo de un sentido de pertenencia, expresar el amor por la universidad.

¿Y lo feo?

Sí, ni siquiera el portal más chévere y con el equipo más fabuloso de la UCAB se escapa de tener algunos defectos. Por eso no podemos dejar por fuera algunas cosas que, a lo mejor, no gustan tanto a los Ucabistas.

Desde dentro de la familia VidaUCAB, José Youssif señala que algo “feo” podría ser “la falta de estructura de un horario fijo”. Sin embargo, reconoce que quizá se trata de que todos pertenecen a carreras distintas y nunca se ha podido establecer algo más constante. “¡Ah! Y que te prometen Nestea en las reuniones y luego no te lo dan. Ahorita nos están prometiendo Nutella. Vamos a ver qué pasa” (risas).

Ariannid Rivas piensa que lo feo es que no da un paneo real de lo que se hace en La Católica. Es decir, no cree que preste el servicio de informar realmente sobre las actividades que aquí se dan. Lo que realmente piensa al momento de escuchar su nombre, es que se enterará de todo lo que va a pasar en la universidad, y esto a veces no ocurre.


“Me parece que hacia eso debería dirigirse el portal. Por el simple hecho de hacer referencia a una dinámica que se sostiene allí y creo que más bien están siendo un sitio de reportajes sobre lo que “ya pasó” y no de lo que podrías hacer dentro de la universidad. Eso es lo que creo que puede mejorarse…


Con respecto a esto, Adriana piensa que algo feo es que“no podemos plasmar todas las ideas, bien sea por censura o por falta de presupuesto y que no conseguimos patrocinio para crecer aún más como marca”.

¡A un año de nuestro nacimiento!

Lo que sí no se puede negar, es que a un año de la creación de este portal, existen muchas cosas en las que trabajar y otras que, indudablemente, hemos hecho excelente. Y siendo nuestra tarea principal llevarles lo positivo y lo negativo de la universidad, sería absurdo no aplicarlo con nosotros mismos.

Con lo malo y lo bueno, somos un proyecto por el que trabajamos día a día, y es por ustedes. Por nuestra universidad. Estamos comprometidos con seguir adelante y seguir creciendo juntos. Hoy queremos agradecerles. ¡Gracias por hacer esto posible! ¿Y a ti, qué te parece lo bueno, lo bonito y lo feo de VidaUCAB?

¡Ah!, por cierto: ¡Feliz cumpleaños VidaUCAB!

Escrito por: Violeta Odreman.